Hace unos meses leíamos en un periodico que el actor Morgan Freeman era acusado de acoso sexual por ocho mujeres. Así, sin matices ni dudas. La reputación de este gran actor quedaba por los suelos.

Hoy leemos en el mismo periódico que as acusaciones de acoso contra Morgan Freeman quedan en nada, ¿quién restituye ahora su reputación?

Una periodista de la cadena CNN fabricó evidencias para acusar a Freeman, según publica el portal web ‘Red Etica’

Nos cuentan ahora como un grupo de 16 personas, tanto hombres como mujeres, acusaron en verano de comportamiento indebido que derivaba en acoso. Meses después, la acusación se ha diluido. Ni ha intervenido la justicia en el asunto ni han surgido nuevas pruebas concluyentes contra el actor. De hecho, en su caso se ha hablado de fraude periodístico. En un artículo publicado por el portal Red Etica de la Fundación de Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, se describe cómo una periodista de entretenimiento de la cadena CNN, Chloe Melas, fabricó evidencias para acusar a Freeman. “Todo fue un fraude de una reportera racista de CNN”, asevera Tomoo Terada, escritor y autor del artículo.
El texto afirma que de las 16 personas que acusaron al actor, 14 eran anónimas, y que posteriormente dos de esas fuentes confirmaron que nunca tuvieron problema alguno con el actor de 80 años. A Freeman lo acusaron de hacer sentir incómodos a hombres y mujeres con sus comentarios, y de tocarle la espalda y los hombros a algunas mujeres sin permiso.

Aunque Freeman exigió una disculpa y que CNN se retractara, la cadena se ha mantenido firme en su relato.

Casi con seguridad y como ocurre habitualmente, Morgan no entrará a pleitear contra la periodista, una forma de seguir inmerso en la publicidad negativa y que las y los feminazis le sigan poniendo a parir, y así nuestro ministerio fiscal español podrá seguir alardeando de que no hay prácticamente denuncias falsas porque solo el 0,01 de las denuncias por acoso acaban siendo declaradas falsas.

La Fiscalía detalla que, de las 1.055.912 denuncias por violencia de género que se pusieron entre 2009 y 2016, se incoaron 194 causas por denuncias falsas suponiendo un 0,18%. De ellas sólo han resultado en condena 79 (el 0,0075%) y, si se les suma las 110 causas en tramitación -pendientes de fallo-, el porcentaje sería del 0,01%, señala la Fiscalía.

Y como no hay denuncias contra las falsas denunciantes, deducimos que NO HAY DENUNCIAS FALSAS y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
Y no se te ocurra protestar,
que machista te harán llamar.

Anuncios

Todos hemos oído muchas veces aquello de que cualquier tiempo pasado fue mejor, y siempre lo situamos en un contexto de viejos abueletes idealizando sus tiempos jóvenes y sus “batallitas”.
Normalmente no se les hace ni caso y se suele asumir en cambio que cualquier tiempo pasado fue peor y siempre vamos a mejor, hasta nuestros mas media no se cansan de cantarnos las excelencias de “los jóvenes mejor preparados de la historia” o los avances en igualdad, o por supuesto las mejoras en calidad de vida.
En realidad en esta vida pocas veces las cosas son blancas o negras, y los absolutos escasean como el sentido común en las personas. En muchas cosas se va a mejor pero en otras se va a peor, y no se me escandalicen por escuchar algo tan obvio.

Hace ya varias décadas ocurrió una reversión en las cifras que supuso un antes y un después pero a nadie pareció llamar la atención. Me refiero a que en las manifestaciones/algaradas callejeras se pasó de una mayoría de heridos entre los manifestantes (lógica)a una clara mayoría de heridos entre los policías, y ahí se ha estancado la estadística.
Teniendo en cuenta que los policías van blindados y preparados para estas situaciones a mi me llama y mucho la atención que como en estos días pasados de “celebraciones” del 1 de octubre en Yupiluña se asedien comisarías como si se fuese a una romería, haya mas de treinta policías heridos (hasta con barras de hierro y con los agresores en la calle tras ser detenidos brevemente) y prácticamente ningún “manifestante” se lleve un buen porrazo que le salte los dientes. Me parece un horror vamos, y un símbolo fehaciente de hacia donde caminamos.
No son solo los policías los que hoy en día son agredibles gratuitamente, lo son los profesores, los jueces, los árbitros, y en general cualquier figura otrora con autoridad y prestigio, y hoy convertidos en muñecos de pim pam pum. Los ejemplos son diarios y constantes.

Así lo que antes era cuestión de buenos y malos,víctimas y agresores, asesinados y asesinos, gente normal y sociópatas, hoy en día es en cambio cuestión de mágicas equidistancias y etéreas culpabilidades, generalmente compartidas en sociedad. O sea no hay asesinos, hay circunstancias que por lo visto obligan a que los malos no es que sean malos, si no que se vean obligados al delito. La culpa es de la sociedasd, del capitalismo o del malvado hetero patriarcado. Nunca del o de la bestia que agrede.
Estamos en la pçerdida mas absoluta del sentido de las palabras y el lenguaje. Como sin ir mas lejos la de “democratizar las cajas de ahorro” que llevó al latrocinio mas generalizado por parte de partidos y sindicatos tapándose unos a otros sus robos.

Presiento que mientras las cosas sigan en esta dirección y tenga mas prestigio social ser un bestia antisistema que un policía o un maestro vamos fatal, y esta dinámica de absurdos derechos y falta de obligaciones va a cobrar amarga facturas.

Si esto que predica Errejón lo dijese/hiciese Casado o Rivera los aullidos de Errejón se oirían hasta el polo norte.
La moral de la izquierda le permite sin pestañear hacer cosas tan repulsivas como aplaudir asesinatos y sentirse fantásticamente por ello.
¿Podemos imaginar una sede del PP o de Ciudadanos o incluso del vilipendiado Vox aplaudiendo el asesinato de Errejón, Puigdemont o cualesquiera?

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército Rojo, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.
El Generalísimo Franco
Burgos, 1° de abril de 1939.

Hasta hoy, el último parte de guerra era este, firmado por Franco. Tras unos decenios preparando su postrer contra ataque, el ejercito rojo se dispone a reactivar la guerra y por supuesto ganarla.

El Gobierno creará una «Comisión de la Verdad» sobre memoria histórica

O sea, mediante una ofensiva aérea de tierra quemada,
La ministra de Justicia anuncia un estudio para ilegalizar a las asociaciones que hagan apología del franquismo
que desintegre los últimos reductos de la libertad no ya de expresión, si no incluso de pensamiento, y al mas puro estilo de la dictadura orwelliana con su ministerio de la verdad, encargado de depurar y reescribir la historia, El Psoe de Pedro negrin junto con el PC de Alberto Lister y la CNT del camarada Coleti junto con los separatistas vascos y catalanes, o sea el Frente Popular 02 se disponen a emitir un próximo ultimo parte de guerra de nuestra queridísima guerra civil, que rece así;

En el día de hoy, cautivo y desarmado el Ejército fascista, han alcanzado las tropas nacionales sus últimos objetivos militares. La guerra ha terminado.
El Generalísimo Sanchez.
Madrid, 1° de abril de 2019.

Nota para progresistas defensores de este desgobierno;
El autor de este artículo quiere dejar claro que en modo alguno se está defendiendo a Franco y el bando nacional de nuestra guerra civil, si no muy en cambio se trata simplemente de no caer en el interesado juego de juzgar nuestra historia bajo el maniqueísmo barato de buenos y malos. Los dos bandos de nuestra infausta guerra eran sencillamente tan heroicos como deleznables, como suele ser la norma en las guerras civiles. A los ojos actuales, que no son los que eran entonces, los motivos de cada bando pueden estar mejor o peor, pero lo que está históricamente claro es que el país se partió en dos y media españa peleo contra la otra media. Y que se repartieron los muertos y los asesinatos con entusiasta equidad. SI MALO MALÍSIMO FUE EL BANDO NACIONAL, EN MODO ALGUNO FUE UNA MIAJA MEJOR EL REPUBLICANO.
Y si esto es hacer apología del franquismo, que me temo es de lo que trata esta nueva vuelta de tuerca “progresista”, aviaos estamos camaradas.
Delenda es Hispania

Hace un par de días una noticia me llamó la atención poderosamente El prestigioso biólogo español Francisco José Ayala, apartado de la Universidad de California por acoso sexual.
En la red no aparece la noticia tan completa como en papel, donde si venía la contestación del propio Ayala, explicando que su pecado había sido comportarse como un gentlenmen europeo (lo que sin ninguna duda es el, además del mas prestigioso científico español) y que para evitar peleas y juicios renunciaba a todos sus cargos en la Universidad americana, a la que por cierto ha donado muchos millones de dólares, además de prestigio y saber.

Encuadrada la historia en el movimiento ultrafeminista radical Me Too, a mi me olió desde el principio a vendetta personal y sobre todo a sucia y repugnante maniobra para arrebatarle su despacho por parte de alguna de las denunciantes, tres profesoras y una graduada allí.

Lo comenté por correo con Plaza, a ver si el recababa mas información y hoy me manda este artículo del diario de Mallorca en el que un estrecho colaborador de Ayala y colaborador en varios libros suyos sobre genética y evolución aclara este nauseabundo asunto.

Ayala ha sido acusado de tres conductas inapropiadas: 1) Tocar en el codo a una profesora en el transcurso de una reunión del departamento, para conducirla hacia un corro en el que estaban tratando un asunto de su posible interés; 2) Dar un beso en cada mejilla a una colaboradora suya para saludarla al ir a cenar a la casa de ella, delante de su marido y de la mujer de Ayala; y 3) Decir en algunas ocasiones a una mujer algo así como “te veo muy guapa y elegante”, en particular a una que estaba embarazada.

Cualquier persona normal, que no sea un fanático descerebrado, al llegar aquí se preguntará como es posible que estas acciones absolutamente normales y corrientes pueden haber desencadenado una caza de brujas que consiga echar de la universidad a su científico mas importante, con un curriculum que deja boquiabierto.
La respuesta es obvia, al amparo de la nueva corriente de opinión ultrafeminista o quizás mejor dicho anti hombres que ya desde sus inicios ha alarmado a quienes somos contrarios al extremismo sea cual sea su ideología, se adivinaban este tipo de excesos y que “desaprensivas y desaprensivos”aprovecharían para cometer barbaridades.

Por supuesto esta información no ha sido digna de consideración por nuestras vomitivas televisiones, dedicadas al 100% a ha hablar de fútbol, la manada y su “macho alfa” como le llamaba la Almeida el dia pasado o Urdangarín y la sucesión del PP. Fuera aparte de esto y los muertos de donde sean no hay otras noticias.
Y seguramente casi mejor que no hablen de ello, dado el mas que posible sesgo que le darían, aunque encuentro imposible encontrar en el curriculum de este hombre nada que no sea de admirar. Y mucho. O sea, lo contrario de lo que les gusta hablar a las Tvs, donde lo que triunfa es el cotilleo bastardo y personajes del corazón o delincuentes.

En fin, por si lo que ya sabemos no fuera ya increible, esas tres delirantes acusaciones, todavía Camilo Jose Cela Conde, su colaborador nos aclara aun mas el panorama;

No entro en si la universidad de California debería considerar o no que tales actos suponen una conducta que lleva a la expulsión. Me limitaré a sostener tres cosas. La primera, que el día del supuesto abuso consistente en tocar el codo famoso (UCI prohíbe el contacto físico), el profesor Ayala no asistió a esa reunión de su departamento porque estaba dando una conferencia en otra ciudad. La segunda, que pese a que el rector de la UCI dice que se oyó el testimonio de más de 60 personas, la OEOD no llamó a ninguna de las que Ayala presentaba como sus testigos. La tercera, que nada más presentarse la denuncia, al profesor Ayala se le expulsó de su despacho. No utiliza ordenador alguno; sólo las revistas y libros que tenía allí. Con lo que, siete meses antes de que hubiera ninguna conclusión, se le aplicó ya el castigo. ¿Cabe pensar que el procedimiento seguido por la OEOD es justo y hace honor a la verdad? Y, ya que estamos, ¿va a entrar el consejo de la UIB a valorar los hechos tal y como ocurrieron, o actuará incluso sin preguntar siquiera a la otra parte?

El rector Howard Gillman ha decidido también retirar el nombre de Ayala que bautizaba la facultad de Biología y la biblioteca de la universidad porque, en sus propias palabras, “mantener al profesor Ayala en una posición de honor sería un error”. Me pregunto si, de paso, va a devolverle los más de 4 millones de dólares que Ayala ha donado a UCI a lo largo de su carrera, o si, al quedárselos, la universidad que le expulsa en semejantes términos toma una decisión honorable.

Pero en el fondo todo eso es lo de menos, salvo para el propio Ayala. Lo tremendo es que el ansia por unirse al movimiento “Me Too” lleve a perseguir, denunciar y castigar a personas a las que sería muy difícil que un tribunal de los de verdad condenase. Con semejantes maniobras, que esconden siempre luchas de poder (la primera denunciante se quedará con toda seguridad el despacho enorme y bellísimo de Ayala), lo que se consigue es minimizar y reducir a un caso más los episodios de verdaderos acosos sexuales. Unos casos que abundan y a menudo quedan en nada, borrados por la niebla de las manipulaciones.

Lo ocurrido esta semana (y lo que sigue ocurriendo, la prensa y las tvs siguen mintiendo e intoxicando) revela hasta que punto el amarillismo impregna los medios pretendidamente informativos hasta unos niveles realmente alarmantes.

Tras una ida en la que los moscovitas trataron con absoluta corrección a la hinchada del Atlético de Bilbao, antes y después de perder su equipo ese partido, 0-3, la prensa y las tvs comenzaron una campaña del miedo contra la afición del Spartak que ya me hizo temer lo peor. Vean el vídeo de la sexta por ejemplo que se compartía por internet y que a mi me llegó por wassap, que me alarmó por su amarillismo;

De resultas de la alarma y el miedo creados por los periodistas se cerraron bares y colegios cercanos el dia del partido y los ultras bilbainos de peñas que se autotitulan “antifascistas” (dime de que presumes y te diré de que careces) convocaron ya antes del partido manifestaciones/algaradas en las que iban persiguiendo e insultando a los aficionados rusos que se encontraban por el camino. Gracias a a que los aficionados rusos mayormente se alojaron en ciudades cercanas como Donosti o Santander encontraron pocos y no hubo disgustos serios.

El día del partido los hinchas rusos fueron conducidos entre cordones de la Ertzaina desde la plaza Moyúa hasta el estadio de forma totalmente pacífica hasta que al llegar a San Mames los ultras bilbainos los recibieron a botellazos y se montó una gresca exclusivamente entre la policía y los “antifascistas”, algo realmente curioso esto de los ultras bilbainos insultando como fascistas a los rusos que en sus banderas llevan a Lenin.

En medio del fregao y mientras los ultras de Bilbao se enfrentaban a la policía, lanzaban bengalas y botellas y volcaban contenedores, mientras los rusos miraban lo que ocurría, un ertzaina de 51 años que llevaba 13 horas de servicio y ya manifestó a sus compañeros al bajar de la furgoneta que no se encontraba bien, cae fulminado al suelo por un ataque cardíaco que no tuvo en absoluto nada que ver con lo que ocurría, y mucho menos con la acción de ningún aficionado ruso, como se decía en un principio.

Todo esto queda perfectamente reflejado en el siguiente vídeo que ha colgado Pablo Gonzalez, (@PabVis) al que sigo en Twitter y que ya antes del partido avisaba de que en Rusia estaban tomando buena nota de como se les estaba retratando e insultando a sus nacionales;

https://www.pscp.tv/w/1djGXdaEYjdGZ

Mientras se jugaba el partido en la ETB ya se juzgaban los hechos, se atribuía la muerte del ertzaina a los hinchas del Spartak y se pedía que se suspendiese el partido y se exigiesen responsabilidades a la UEFA sobre lo ocurrido. De mear y no echar gota. Y días después siguen dando la misma matraca, mintiendo como bellacos, echando culpas a los hinchas rusos y si acaso comentando al final que hombre, también aquí tenemos ultras.

Un par de meses después de la anterior entrada podemos congratularnos de que en Venezuela el orate al que hacía referencia de momento ha errado, aun no han entrado en una guerra civil, pero sin embargo en Expaña todo parece indicar que el plazo de dos años anunciado para una guerra civil se ha reducido a dos meses.

En efecto, mañana culmina una semana apoteósica en Cataluña con la celebración (por mucho que el gobierno español diga que no se va a celebrar) de un butifarrendum en el que, alucina vecina, ya se sabe el resultado según Junqueras, el vicepresidente catalán, y que según el presidente Puigdemon ya se ha ganado. Así, con un par, urnas chinas del todo a cien, sin interventores, junta electoral, censo electoral y media cataluña o mas alucinando en colores, acobardada y recluida en sus casas sin acabar de creerse lo que les está pasando, que no es otra cosa que la plena conculcación de sus derechos, incluida la pérdida de la nacionalidad española en cuestión de días si un milagro no lo remedia.

Ya hace 35 años que Tarradellas avisaba, tras años de vil Puyolismo, que

Y en esas estamos, con unos políticos catalanes (y por supuesto no son los únicos) empeñados en despeñarnos por el abismo del enfrentamiento civil y el odio cainita, y que a tenor de las masivas manifestaciones de independentistas y con las escalofriantes imágenes en la retina de niñas que no llegan ni a los diez años asegurando que con la independencia van a ser “mas libres y menos manipulados” (sic), pobrecitas, ríase usted de las juventudes hitlerianas, demostrando que cuarenta años de adoctrinamiento nacionalista han dado sus frutos envenenados y el daño ya está hecho. Vaya usted a enmendar el desastre. ¿Cómo?
Si esto no es el inicio de una guerra civil es en todo caso el secuestro de la soberanía y la marginación absoluta de millones de españoles que quieren seguir siendo españoles y que de facto, por la fuerza y la coerción institucional, están ya dejando de serlo. Y con el resto de España empezando a reaccionar, a pesar de los partidos que se lavan las manos como si no tuvieran parte directa en este desastre. Los ingredientes de una guerra civil que nadie hubiera creído posible están dispuestos.

ocho años y ya politizadas

Niñas nacionalistas