Tenemos un debate muy actual porque el dr Patrañas y su viceministro quieren sacar adelante la ley de la eutanasia como una de las batallas mas importante en la guerra contra la derecha para seguir en el machito. Para demostrar que son diferentes y mas guays. Y aquí la derecha lleva las de perder, por mucho que se ponga, me parece a mi.
Tanto presumir de libertad, de ser liberales y no imponer las cosas como le gusta hacer a la izquierda y resulta que en esto tan importante y que a todos nos afecta ni libertad de elección personal, ni individualismo, ni vainas en vinagre. Aquí tu te mueres cuando te lo digan otros.

Y es esta una batalla en la que los doejércitos ya antes de empezar el diálogo disparan con argumentaciones del tipo “es que quieren asesinar a los viejos por no pagar las pensiones y los hospitales” por un lado y por el otro ¡ustedes disfrutan haciendo agonizar a la gente!, lo cual ya crea mal ambiente.
Y luego, unos se niegan a establecer unos controles exquisitos, como tendría que ser sin duda en tema tan vital, mientras los otros, en vez de razonar igualmente se dejan llevar por las emociones y, apenas sin rascarles sale la veta de confesionario con el “usted tiene que aceptar esto porque lo dice Dios o la Biblia, el NT o cualquiera de las leyes fundamentales de una religión de libro(s).
En una sencillita mas animista suele haber menos problemas.

A mi me suele pasar, cuando discuto de ella con gente que no la aprueba, ni para ellos ni para los demás, (si fuese para ellos solos no tendría que haber problema, pero dicen que no se fían del estado que se conchaba para eliminarles. Si les preguntas entonces si podría hacerlo un gobierno de derecha que garantizase que no va a suceder te dicen que no depende de colores. Y ya no les sacas nada más que el NO.

Y entonces ya no te contestan y/o entra otro a recomenzar en bucle;

O sea, que resolver esta cuestión parece y tal vez lo sea, al menos en nuestro país cuasi imposible. Ni haciéndolo ante notario te dejan, siendo un indefenso, controlar y prevenirte de posibles abusos.
Pero es el caso que todos llegamos a viejos y cascaos, el final es inevitable y cuando llega a menudo a situaciones que, a muchos nos parecen denigrantes y dolorosamente insoportables, somos también muchos los que queremos disponer de nuestra muerte como hemos tenido derecho a disponer de nuestra vida, el primer derecho fundamental reconocido. Que no de otra cosa se trata.


Porque no hace falta que tengas dolores físicos insoportables, simplemente estar desvalido, no poder ver, comer, caminar, poder llevar una calidad de vida minimamente satisfactoria, puede ser motivo para tantos y tantas a preferir acabar de la que consideren mejor manera, cuando estimes oportuno que no un poco o un mucho mas tarde por apurar un tiempo de sufrimiento que no quieren.

Al fin y al cabo no es nada nuevo, y allí donde el cristianismo no ha sentado cátedra, y eso es mucho mundo, se concibe en muchos sitios y epocas la naturalidad de morir cuando uno cree que debe morir, no cuando lo creen los demás. O los dioses de los demás. Todos conocemos culturas desde el norte hasta el sur que lo asumen con total normalidad. Incluso quienes lo celebran.
Aquí hemos sido mas de inquisición y condenas al infierno del eterno sufrimiento sin derecho a revisión tan siquiera, y no lo llevamos nada bien.

Y te acojonan con que en los países Bajos ya quieren empezar a eutanasiar a los niños en los colegios, y así, en plan fake news supongo.


Pero coño, los tiempos cambian…
¿O no?

La condición humana es difícil de definir, de condensar, pero si hay algo que nos defina es ese “ser social”, que determina los comportamientos hasta niveles abracadabrantes.

En este sentido quizás una de las experiencias mas claras y definitorias sea aquél experimento de la cárcel realizado por el psicólogo social Phillip Zimbardo en la Universidad de Stanford allá en los 70, que no terminó en muertes porque se tuvo que suspender varios días antes de lo pensado, al encontrar graves manifestaciones psicopatológicas en los integrantes del experimento.
Los participantes eran predominantemente blancos, jóvenes y de clase media. Todos eran estudiantes universitarios. Zimbardo y sus colaboradores los estimaron saludables y estables psicológicamente. Todos son compañeros de clase y se dividen en dos grupos, guardias y prisioneros.
El experimento intenta investigar cómo la asignación de roles (prisionero, policía) puede modificar o potenciar ciertas tendencias en los participantes. Potenciar conductas sádicas, sumisión, obediencia ciega, depresión, entre otros cuadros psicopatológicos. Se muestra la sensación de poder experimentada con el transcurrir de las horas en los guardianes y la pregunta es si no será este un anhelo de la humanidad también.
Los protagonistas del experimento, a lo largo de unos pocos días desarrollan patologías aberrantes, en los guardianes se desencadena una nueva personalidad mucho más autoritaria, sádica y violenta, mientras que en los prisioneros sufren estres y despersonalización, aceptando los malos tratos que se les inflingen sumisamente.
El experimento iba a durar dos semanas y tuvo que ser suspendido a los seis días.
En 2010 fue llevado al cine en una película, “El experimento”.

En nuestra sociedad cuando hay los dos roles, cuando la convertimos en un campo de concentración, queda claro que si tienes que elegir normalmente lo harás integrándote en el grupo de los guardianes, como ocurre en el País Asko o en el paraíso de la barretina, donde los mas fervientes capos son los maketos, los venidos de fuera, que tienen que demostrar su pertenencia a la tribu. Es lo que en el siguiente vídeo llama el efecto Lucifer, que es el responsable verdadero y último que hace que las personas se conviertan en guardias patológicamente violentos. En el trata de lo que ocurrió en Abu Grahib y el porqué. Y la respuesta es la misma que en el Abu Grahib vasco. Es el sistema, el nacionalismo excluyente en nuestro caso, el causante de las patologías que desarrollan tantas personas que no son malas per se. Se convierten en malas aunque ni ellos mismos lo saben.

El estudio de Zimbardo puso de manifiesto lo fácil que resulta que una «buena persona» actúe con maldad o de manera inmoral dependiendo del entorno y las circunstancias, que los impulsos arcaicos siguen siendo muy fuertes, y que situaciones extraordinarias –como la guerra o un encarcelamiento prolongado– pueden abrir fácilmente canales que permiten manifestarse a los mismos.

Si creemos en la imagen del hombre de Rousseau encarnada en la conocida frase «el hombre es bueno por naturaleza», estaremos obligados a una falsificación optimista de la Historia. Si, por el contrario, creemos en la imagen del hombre de Hobbes («homo homini lupus»), estaremos negando las muchas obras que para el bien de los demás y del progreso moral de la humanidad emprendieron tantos hombres y mujeres ejemplares, como cegando la propia posibilidad de progresar desde el punto de vista moral.

La conclusión, pues, es que el progreso moral del hombre singular y de la humanidad no está en modo alguno garantizados: ambos viven en la dialéctica de la elección.

Nos queda al menos la satisfacción de saber que así como algunos se convierten en monstruos, otros lo hacen en héroes. Para ser un héroe siempre has de ir en contra de la conformidad del grupo, tienes que salirte de la norma.

La misma situación que en unos de nosotros hace que pueda surgir una actuación hostil en otros puede hacer despertar lo contrario, una actuación heroica. Es la misma situación, la mayoría de la gente peca de pasividad porque tu madre te dijo, hijo no te metas en problemas, tu a lo tuyo.

Pero tienes que decir, mamá, la humanidad es lo mío.

Los héroes son gente normal cuyas acciones sociales son extraordinarias, que actúan. Opongámonos al poder de los sistemas del mal en casa y fuera, y centrémonos en lo positivo.

Los numerosos incidentes que han ocurrido desde que Trump anunció su candidatura a la presidencia, demuestran que el objetivo número uno de los demócratas fue en todo momento eliminarlo como candidato y desalojarlo de la Casa Blanca. Los medios fueron importantes cómplices. El falso y manipulado impeachment (proceso de destitución) les ha explotado en la cara, ya que esta injusticia ha aumentado la popularidad de Trump a los puntos más altos de su presidencia. Ahora les toca retirarlo via elecciones y ese es otro problema. Precisamente, una de las críticas al impeachment era que deberían esperar a que lo juzgara el pueblo en las urnas. Pero insistieron, quizás también para eliminarlo de su postulación en el 2020. Como era de esperar desde que se inició el proceso, el Senado ha desmerecido las acusaciones con un voto de 52-48 cuando se necesitaba un 33-67. Fue una votación estrictamente partidista, algo que temían los fundadores que escribieron la Constitución. Incorporaron el proceso de destitución  de forma que no fuera por razones políticas, sino criminales como traición, soborno u otros altos crímenes.

            Los demócratas andan en una racha desastrosa, ya que no sólo les ha salido el tiro por la culata, sino que Trump está obteniendo numerosos triunfos en el aspecto económico. Y un bolsillo lleno es muy persuasivo. Son como unos 7 millones los que estaban recibiendo ayuda social que ahora tienen trabajo. Debido a que una amplia economía no discrimina, las encuestas muestran que las minorías (negros y latinos) están abandonando a los demócratas en números serios. El porcentaje de los negros que votaron por Trump en el 2016 fue del 8% y la intención de voto del presente está entre el 20%-25%. Existe una organización llamada Blexit (Black-Exit del partido demócrata) https://blexitfoundation.org/ que ayuda a los negros en temas libre elección para la educación de sus niños, sobre el libre mercado, así como oportunidades para ser emprendedores o profesionales. El porcentaje de los latinos que votaron por Trump fue del 28% y ahora hay una intención de voto del 36%.

            En adición, Pelosi rompió ostentosamente el discurso anual del presidente, el cual fue aclamado como uno de los mejores en décadas hasta por los independientes. Y ese gesto le ha merecido muchas críticas. Simbólicamente destruyó unos ejemplos excepcionales de superación individual con la ayuda de programas sociales iniciados por Trump.    

         Los pasados días 3 y 11,  se celebraron las primarias del partido demócrata en Iowa y New Hampshire. En Iowa tuvieron graves problemas con la tabulación de los votos y tardaron 3 días en contar 170.000 votos. Normalmente son 5 horas. Este desastre dio pie a comentarios como: “Son incapaces de contar sus votos y quieren gobernar un país de 330 millones”. La cantidad de votantes que acudieron a Iowa también es otro indicativo de que el partido tiene serios problemas de entusiasmo. En las primarias del 2008 acudieron a las urnas 245.000. Esta reducción del 30% demuestra que los candidatos del presente no despiertan un gran interés. Y no es sólo eso. El periódico de la capital describe la situación entre los organizadores de ambiente virulento causando el caos y resultados catastróficos:

Fuente

El total de los votos también fue sorprendente. El neófito Pete Buttigieg, alcalde de una ciudad relativamente desconocida (South Bend, Indiana) ganó con un 26.2% de los votos. Su mensaje se considera “moderado” (se clarificará). El autoproclamado socialista que fue simpatizante de la URSS e hizo su viaje de novios a la Cuba de Fidel, el 26.1%. La del ala izquierdista del partido, Elizabeth Warren el 18%. El “moderado” ex-vicepresidente, Joe Biden el 16%. La “moderada” Amy Klobuchar el 12%. Los otros 7 candidatos no recibieron más allá del 1%. Las sorpresas a mencionar fueron el primer lugar del novato Pete Buttigieg y el cuarto lugar de Joe Biden. Digo sorpresa porque Pete marcaba alrededor del 6% en las previas encuestas nacionales y Joe Biden por el 30%. Para mí personalmente, el fracaso de Biden no ha sido una sorpresa. En el artículo del julio pasado ya mencionaba sus problemas:  errores con los datos e historia, la falta de coherencia, los titubeos en el debate, la ausencia de energía, así como varios casos de conflicto de intereses muy graves, permiten especular que ni llegue a ganar las primarias, aunque es todavía claro favorito. Ya se ha iniciado una investigación sobre posibles sobornos y enriquecimiento ilícito en Ucrania junto con su hijo Hunter y la publicidad será muy negativa.

https://latribunadelpaisvasco.com/art/11294/el-debate-de-los-candidatos-democratas-y-el-4-de-julio

            Las primarias de New Hampshire no fueron muy diferentes: Sanders entre 26%, Buttigieg 24%, Kloubucher 20%, Warren 9% y Biden el 8%. El resto menos del 3%. Mi pronóstico sobre Joe Biden, cuya campaña anda muy mal recaudando capital, parece ser acertado. Viendo los donantes sus resultados como 4º y 5º, le cerrarán el grifo y lo abrirán a otros candidatos con mejores resultados, como Kloubucher.

            Como Hillary Clinton y el establishment de los demócratas detesta al socialista Sanders, se está formando una guerra civil entre los “moderados” y radicales. De la forma que se están desarrollando las primarias, el apoyo intenso de los seguidores de Sanders, el giro a la izquierda del partido en general, hace su nominación bastante posible. Biden necesita esfuerzos sobrenaturales para revivirlo y que sea el representante de los “moderados”. 

            Los líderes demócratas tienen otro problema, que es el del mensaje o agenda. Y esta combinación de fotos describe muy bien la situación. Pelosi firma el infructuoso impeachment que tantas semanas de trabajo y las decenas de millones que ha costado a la institución, mientras que Trump, haciendo caso omiso a la presión política de la oposición, firma tratados económicos para el progreso del país.

            A Pelosi, le ha durado muy poco la sonrisa y Trump se encuentra en la cúspide de su presidencia. En el futuro próximo, el presidente se concentrará en hacer campaña para lograr una veintena de congresistas adicionales y así obtener la mayoría republicana en ambas cámaras. Objetivo que no parece descabellado debido a sus logros y los fracasos de la oposición. Representan un 10% de aumento.

            Aparte de los 5 candidatos mencionados arriba, no creo que emerja ningún otro candidato excepto el billonario (valorado en 60.000 millones) y ex-alcalde de NY, Mike Bloomberg quien está gastando enormes cantidades de fondos personales para ganarse popularidad nacional. Hace un mes que ya había roto la barrera de los 200 millones en anuncios de TV. Y le está dando resultados en las encuestas ya que está el 3º en las nacionales detrás de Sanders y Biden. Su mensaje económico general es más pragmático y ha criticado el ala “socialista” del partido. Aunque aboga por regulaciones muy estrictas para la posesión de armas (incluyendo la confiscación) y un ecologismo salvaje, temas que pueden afectarle negativamente en las generales. Sus aspiraciones dependen mucho de la caída de Joe Biden (cosa que está ocurriendo) ya que atraen a un grupo de votantes muy parecidos.   

            Bernie Sanders, aunque trabaja con los demócratas y se postula como candidato a dicho partido, en el senado aparece como Independiente. El único. Y su legado en esa cámara es paupérrimo. En sus 28 años ha escrito 3 leyes con una valor social ínfimo: Ha cambiado de nombre a dos oficinas de correos en su estado de Vermont y aumento ligeramente los beneficios/pensiones a los veteranos de guerra. THAT’S IT!! Sus promesas en la campaña son: Sanidad para todos al igual que para los retirados; universidad gratuita y perdonar 1 billón en deudas a los estudiantes; trabajo garantizado y más; quiere eliminar el fracking que tanta riqueza y puestos de trabajo ha generado para el país. Se calcula que sólo los gastos de sanidad incrementarían el presupuesto un 100% y nos dice que paguen los ricos. Por experiencia, es la mejor forma de exilar a los pudientes, creadores de trabajo y descapitalizar el país.

            Elizabeth Warren tiene un discurso muy parecido y ambos se expresan de forma muy apasionada. Le recuerdan a uno personajes históricos, con mensajes parecidos. Una de sus primeras propuestas es la de prohibir que los lobbies donen a las campañas de los políticos. Dice eso ahora, después que se beneficiara con donaciones por un total de $1 millón en campañas anteriores. Tiene al apoyo de grupos abiertamente socialistas y también propone grandes reformas de sanidad, así como el perdón de la deuda a los graduados. Lo que más nos ha llamado la atención es el que haya prometido que el Ministro de Educación que seleccione será entrevistado por una adolescente transgénero. Elizabeth, conocida por sus numerosas mentiras sobre su pasado, propone pasar una ley que envíe a la cárcel a todo aquél que mienta (desinformación) en los medios sociales. Y ¿quién sería el juez al cargo de lo que es desinformación? Su bajón en las encuestas y resultados obtenidos demuestran que no está convenciendo a muchos.

            El neófito Pete Buttigieg, abiertamente gay y casado, parece ser el menos radical. Propone educación universitaria pagada a aquellos que ganan menos de $100.000. Impondría impuestos a las emisiones del CO2 y haría una campaña extensa contra el racismo. Esto último parce una estrategia para persuadir a los negros que voten por él, ya que no es nada popular entre ellos.  

             Amy Kloubuchar parece ser la más centrista entre la posición de Sanders y la de los republicanos. Sobre los temas de sanidad y el cambio climático, ha sabido criticar diplomáticamente las extremas posiciones diciendo que son aspiracionales. Pero que no es el momento para implementarlos. Puede ser que esta posición le haya elevado al tercer puesto en New Hampshire. Pero la situación es delicada. El famoso estratega político de Bill Clinton, James Carville, ve la posición de Sanders como el final del partido demócrata. Desafortunadamente, para él y nosotros, ya son mucho los demócratas adheridos a lo que llaman socialismo democrático. La legislatura de PSOE y Podemos nos dará una buena indicación de lo que se puede esperar de esta ideología.

Artículo escrito por Luis, desde Florida.

Inmersos hasta las orejas en la ofensiva que el nuevo régimen dispone, que van desde la nueva censura que cercena nuestra libertad de expresión a leyes para proteger a los menores que el mismo gobierno prostituye y esconde después, como al obispo del palmar de la Moncloa tras su tete a tete con delcy a turbias horas de madrugada.

El cinismo como seña de identidad al alimón con la mas profunda incompetencia. Estos son nuestra alegre muchachada.

Estos niños españoles que no saben hablar español son como las denuncias falsas de la ley de VG, QUE NO EXISTEN;

Sobre la nueva censura de que presume nuestra progresía, hay quienes dicen que estupendo si también prohíben hacer apología del comunismo, como hace nuestro gobierno todos los días. Yo pienso que ni lo uno ni lo otro, nuestras leyes establecen con trasparente claridad que la libertad de expresión está por encima de estas cacicadas tercermundistas;

Y el malvado Trump arreando zascas con su habitual desparpajo a los periolistos tocapelotas;

Este tuit dudo en ponerlo, parece muy poco fiable, pero como el gobierno chino, a nivel informativo es menos fiable aun, (a nivel represivo por ejemplo lo hace de maravilla, lo de hacer firmar una declaración inculpatoria al médico que descubrió el coronavirus y trató de avisar está dentro de la perfección absoluta de cualquier régimen comunista al uso) queda aquí por si las moscas;

Y por último un apunte sobre porqué el partido ultra Sinn Fein, brazo político del terrorismo que asoló Irlanda durante decenios y que era un partido marginal ha acabado ganando las últimas elecciones, como está pasando en nuestra piel de toro. Aquí cuando vemos las barbas del vecino pelar no ponemos las nuestras a remojar, directamente llamamos al barbero.

Señala Santiago González en su blog que el sanchismo ha heredado del nacionalismo palabras talismán, términos cuya sola mención convierte en ocioso el razonamiento”

Estando de acuerdo en el término y en su definición, pongo a continuación ejemplos.

Diálogo- imposición de parte

Democracia popular- Disfraz bajo el que se cobijan los totalitarismos

Preso político- Político preso

Racializar- Condenar la raza blanca

Independencia- Separatismo

Exiliados- Profugos

Desjudicializar- Blindar contra la ley

Derecha extrema- Centroderecha socialdemócrata.

Ultraderecha- Centroderecha socialdemócrata.

Ultraultraderecha- Centroderecha socialdemócrata.

Fascistas- Centroderecha socialdemócrata.

Progresismo- Cul de sac de socialistas, comunistas, neo nacionalistas, se incluyen grupos terroristas.

La caverna-Los que no son progresistas (véase progresismo)

Laicista- Todo aquél que odia y persigue únicamente la religión cristiana.

Sorosidad- Odio a los hombres disfrazado de amor a las mujeres.

Heterosexual- Fósil viviente que se siente atraído por el sexo contrario, a eliminar por el progresismo a ser posible.

Cambio climático- Como el clima cambia, hay que tragar con lo que te echen.
Te prohíban andar con tu coche porque es “viejo y contamina”, (aunque esté impecable, tenga pocos años y ande perfectamente) te saqueen a nuevos impuestos verdes, millones de vividores se lo monten entre funcionarios verdes, OSGs, gobiernos, o un gigantesco mercado de emisiones en el que se mueven billones, etc.

Que un vicepresidente de un gobierno llame a la sociedad civil a atacar a la oposición política no es que sea un escándalo, es directamente constitutivo de delito.

Y que en este país de pandereta y la cabra bailando no sea constitutiva no ya de inmediata dimisión, si no de tan siquiera noticia, es el exponente de la mierda de país que tenemos. Modelo la Venezuela de Chavez. Y medio país aplaudiendo el totalitarismo.

El sátrapa de Galapagar llamando a los piquetes populares estilo chavista para atacar a quienes no acepten su dictadura resultaría impensable en cualquier país democrático de nuestro entorno. Como de costumbre, España es diferente. Tras medrar durante décadas neonacionalismos identitarios, ahora llega ya el totalitarismo mas soez.

Siempre lo mismo, el populismo, una vez alcanzado el poder, se dedica sistemáticamente a aplastar al disidente. Cuba, Venezuela, Bolivia, Argentina, ahora España.

Visto el panorama, y que si voto es simplemente para contribuir a hacer frente al desmantelamiento de nuestro país y que cese esta escalada hacia una nueva guerra civil, cruenta o incruenta, me planteo quedarme en casa y que vote su tía, dado que para engrosar los caudales de quien sea ni me muevo. es decir, que como no veo un verdadero y franco interés en NINGÚN partido en anteponer los intereses de todos a los suyos propio, hacer de tripas corazón, dejar de pensar en sus poltronas y sus % de votos y pensar en hacer una defensa EFICAZ y a plazo inmediato al descalabro nacional que padecemos, lo demás me la suda y sobre todo los intereses partidistas de unos y otros. Con mi voto que no cuenten.

Verán, de joven, cuando murió Franco y comenzamos la nueva etapa democrática, uno fue tan pardillo como para alegrarse de corazón y pensar que dábamos un gran paso adelante.

Como para entonces, con apenas veinte años, ya estaba escarmentado de mi etapa de creer en las izquierdas y tenía claro que contra mas presumes de algo, (lo que hacen las izquierdas, liberté egalité fraternité y todo eso), menos los practican, me limité a echarme a un lado en temas políticos y dejar esos tejemanejes a quienes creyeran en ellos. Vivía en el campo en un caserío con mis tomates y mis gallinas y era feliz apartado todo lo que podía de la sociedad de consumo al uso.
Al pasar los años y ver el desastre en que se convertía mi país España, Eta asesinando a placer y nacionalistas y socialistas apoyándolos mas o menos descaradamente si con eso jodían a la derecha, sólo había una, el PP, me sentí impelido a votarles para poner mi granito de arena EN CONTRA de aquella kafkiana situación. Y mira que me fastidiaba votar a la derecha, jamás me he podido identificar con ella, yo un anarcoide jiponcio al que la religión no le gusta un pelo. Pero aquel nacionalismo con su perpetua imposición de credo y odio me producía horror.

Tras votar al PP y ver que su tibia defensa de España tampoco era gran cosa, pasé a votar a UPyD por su ideario, a pesar de que el caudillismo de R10 me echaba para atrás. Como me ocurría tras votar al PP, como quien dice me arrepentía al poco de hacerlo al comprobar que sobre todo, lo que contaba en UPyD era el que hay de lo mío.
Luego tocó el turno de Ciudadanos, mas de lo mismo, caudillismo a raudales con Riberita el bello y frustración tras votarles al ver sus verdaderos y principales intereses. ¿Para esto les he votado? se preguntaba uno.

Por rebote mi ultimo voto ha sido para VOX, que al menos el discurso lo tenían mas claro. Pero veo que, cuando lo necesario ahora mismo sería una unión franca y clara de los tres partidos para poder hacer frente al dr Fraude y sus aliados separatistas, cada partido sigue atento a su principal interés, ellos mismos.

Es por esto que como mi interés no es coincidente con los suyos, creo que, total, volver a la abstención al menos me dejará menos frustrado.

Al fin y al cabo, esto ya no lo arregla ni la madre que lo parió, la descomposición ha llegado a límites que ni amputando se salva aquí nada, los odios y las desafecciones cunden y menos libertad, igualdad, y fraternidad aquí hay cualquier cosa, sobre todo odio cainita “de clase” (entre comillas porque aquí solo hay una clase pequeño burguesa) y racismo ideológico a patadas, comunistoide o nazistoide que mas da, se confunden, y un egoísmo educativo que hace que cada vez seamos mas lelos y menos leídos. La principal asignatura hoy en día es la que en nuestros tiempos era la maría de relleno(todos teníamos el aprobado asegurado de entrada) de la que nos descojonábamos en Escolapios, el colegio de curas en que estudié. La de Formación del Espíritu Nacional.

Un horror vamos.