Hoy hace dos años que nos dejaste Rafa,  te sigo recordando con cariño.

Poco antes de tomar el expreso de medianoche.

Cuando morimos en esta era de internet a menudo dejamos huellas que permanecen congeladas años y años.

El breve Blog de Rafa es uno de ellos.

Coincidimos en los foros de la red, nos conocimos ya que vivimos en la misma “zona” y durante un breve tiempo (lo bueno siempre se hace breve) apatrullamos por las playas con nuestras motos para tomar el piscolabis allí, charlando tranquilos un buen rato. Disfrutábamos esos paseos.

Experto en Mac, no había otros ordenatas para él, me costumbré a dejar de buscar en foros especializados respuesta cuando tenía problemas. Rafa seguro que ya sabía de que iba el asunto. Luego estaba cómo te ayudase claro, que por la cara le resultaba aburrido conmigo, por la confianza ya se sabe. Así que me torturaba un poco para que yo me devanase los sesos entendiendo por qué esto o aquello y se lo pasaba teta.
Sobre todo cuando la solución era evidente y saltaba a la vista, era cuando mas críptico se ponía por supuesto, un simple -tienes un error en la dirección, ¡es .com capullo!-,  hubiera revelado lo que tenía delante sin verlo pero era demasiado fácil y sobre todo tenías que llegar tu a la solución, así que te soltaba algo así como;
-No se, quizás tengas que empezar de nuevo a aprender a teclear. Vas muy mal.

Estábamos en contacto diario en la red y los finde casi todos sacábamos un par de horas al menos para dar el paseo.
Una respetable señora le dió un topetazo cerca de su casa y le rompió un codo un día con su moto bmw.
Seis meses después cuando por fin retomamos nuestras rutinas un buen día que le llamé estaba en el hospital.
Le habían detectado una mancha muy sospechosa en los pulmones confirmado con un TAC, un cáncer de tres pares con metástasis avanzada.

Él no me dijo claramente lo que le pasaba, de hecho apenas me contaba nada, pero por los detalles que captaba no me olía nada bueno.

No me dio mucho tiempo a atar cabos, volvió a casa unos días en los que por fin admitió que mis suposiciones eran ciertas, pero a la primera dosis de quimioterapia en que depositaba esperanzas le sentó fatal y no consiguió pasar esa noche, en casa con su familia ya los últimos días.

Fueron mes y medio muy breves, sobre todo para mí que no pude apurar más ese tiempo al no preveer tan rápido desenlace. Si me hubiera dicho al principio que tenía una sentencia de muerte en breve (supongo que fue lo que los médicos le dirían, con todo el tacto y preveyendo la posibilidad de recuperaciones temporales, porque un cáncer como el suyo es intratable y de rápida evolución básicamente, aunque es posible que el médico fuese de los opti.mistas patológicos y le animase con un “podemos vencerlo”)
No lo se, Rafa no acabó de tener tiempo para encajar tan duro golpe quizás, lo normal.
Para mi fue un impacto de meteorito, me dejó aplatanado.

Y al cabo de un par de meses me visitó a mi el bicho…creía que tendría lo mismo que él, fumador empedernido, pero no, y esa es otra historia que se narra en el blog de Al Quimioterapio.

Un abrazo Rafa allá donde estés.

Anuncios