marzo 2011


Últimamente he retomado una asignatura pendiente, el tema de la internet 02, las redes sociales. Me registré hace tiempo en las dos conocidas, el tweter y Fb, al tw no supe ni que hacer con él, al Fb le di marcha un tiempo después cuando en un foro la peña hizo propaganda de sus bondades. Craso error, ya que de golpe me vi con un montón de amigos que no conocía personalmente y con los que me unía un débil lazo circunstancial.

Seguía sin saber en realidad como funcionaba y con un muro lleno de mensajes en chorro que no me interesaban, con el correo petao todos los días de avisos a esos mensajes. Un horror, mas las peticiones de amistad de gente que continuamente me llegaban, por eso de que eres amigo de mi amigo. Un cacao.

Así que huí con el rabo entre las piernas, condenando al también al ostracismo el correo ligado al Fb.

Pero como la peña cada vez lo utiliza más y últimamente a mogollón, el FB y el Twtter a cuenta entre otras cosas de su función para animar revueltas o pasar información, me he decidido a ver por fin como funcionan estas cosas.

El el twter de momento he conseguido “seguir” a varias personas que informan de determinados temas, #fdezordonez por ejemplo sobre la catástrofe nuclear de Japón o @jordipc para las revueltas árabes, para tener una información rápida y de calidad.

Curiosamente tengo varios seguidores*, a pesar de que solo he colgado dos o tres comentarios para probar, que no se muy bien ni donde salen o quien los ve. Pero he entrado con paso mas tranquilo que en Fb, donde el día pasado me animé a quitar varias amistades desconocidas excepto en sus mensajes mas o menos monotema, a ver si alguien se quejaba. Que va, en cambio otro amigo, amigo analógico, del pueblo, al que he sumado a los amigos, me comentaba al poco rato en el mismo medio la “limpia” de amigos que había hecho. Todo se sabe, por lo visto, en este medio. Y es una característica que me tiene un poco mosca, acostumbrado al usual anonimato con que hasta ahora hemos usado internet. Para cotillear es de fábula, al amigo del amigo del amigo que ni conoces.

Así que procuraré usar el Fb para contactar con amigos reales y familiares, que creo es la función para la que se ideó este invento. Ir poco a poco.

Y en el twitter el problema, a pesar de filtrar la información de lo que te llega mediante a quienes sigues, ignorando el resto de mensajes del mundo mundial, menuda locura si no, es que se siguen amontonando decenas y decenas de mensajes cada 24 horas, con lo que mirarlos todos es un trabajo importante. Y de vez en cuando se te escapa uno, y cuando se hace referencia a él te pierdes buscándolo. La gente abusa de los mensajes, en mi opinión, estaría bien no prodigarse tanto y dejar escribir una docena de twiters cada dos horas. Espero no saturarme y volver a dejarlo por imposible, o tener que renunciar a seguir a algunos bien interesantes por su gran cantidad de mensajes. Al fin y al cabo, si es importante, al poco saldrá reflejado en los blogs. Espero. 🙂

* Creo que como puedes ver quien sigue a quien y el sistema te informa de las coincidencias, por ahí va la cosa.

Una parodia de la tele de Axel, guionista/productor/cámara/director/editor y su colegactor Peru, con un papel a su medida.

Alguna vez has tenido miedo de perderte y no saber arreglartelas solo?

Al tiempo que nuestros medios de comunicación nos informaban de que en Tokio la gente huía en masa aterrada ante la radioactividad un español en Tokio grababa escenas de la calle para aclarar la mentira. Normalidad absoluta en calles y estaciones.  Por supuesto no ha sido el único y han sido muchos los españoles residentes allí que nos cuentan lo mismo, y muestran las grabaciones para demostrarlo, algo que por supuesto no han hecho esos medios oficiales para apoyar sus alarmistas afirmaciones.  ¿Quién miente? ¿hay que revisar alguna caja negra para darse cuenta de que está pasando?

Mientras los japoneses encaraban el desastre y se ponían manos a la obra, los que no tenían otra idea mejor se ponían a vender sensacionalismo barato explotando el morbo hasta límites absolutamente inmorales.  Ayer a falta de peores noticias,  con el armagedon s anunciado ya mas parecido a una situación controlada , insistían en que el agua de Tokio rebasaba los niveles permitidos para bebés, que deben ser mas estrictos que para adultos lógicamente, hoy la noticia es que ya no rebasa el límite “incluso” para los bebés, como si ayer los rebasasen para unos y para  otros. Sutil o descaradamente, el sensacionalismo impregna el discurso. Ya van mas de veinte mil muertos, pero eso carece de importancia.

Los políticos mientras tanto, tampoco han sido un ejemplo.  El ejemplo del comisario de la energía en Europa hablando de apocalipsis un hito de ineptitud en un cargo público de semejante responsabilidad. Los franceses aterrorizando a la población con nubes radioactivas con una intensidad de una radiografía tampoco se quedan atrás. Y cada uno con sus intereses particulares en la cuestión, eso va de suyo.

Y ya tenemos una nueva leyenda, la del apocalipsis de Fukushima, en la que murieron ni se sabe cuantos liquidadores (sobre eso siempre nos van a mentir, ¿verdad? y en la que la radioactividad se extendió por todo el planeta, contaminando vaya usted a saber que, que también sabemos que sobre eso nos engañan.  El agua de Tokio contaminada, a saber cuantos miles de niños nacerán con deformaciones, cientos de miles contraerán cánceres, extensas áreas cerca y lejos de la central jamás volverán a albergar vida, etc etc etc… ¿cuanta gente ahora mismo ya cree en algo de esto?  ¿es una leyenda o no?

Recomiendo la entrevista a Steven Cowley físico británico que apuesta por la fusión como la solución a la crisis energética mundial.  Parece un análisis equilibrado y se hace corta.

Si lo que quieres es hincharte en cambio la cabeza de tonterías puedes pinchar aquí y bucear entre las leyendas urbanas mas dicharacheras y los profetas mas chiripendis.  O poner la tele que para el caso es parecido.    Tu mismo.

Editado.  También interesante, Un operador de sala de control de central nuclear español nos cuenta como ve el Fukushima y responde a las preguntas de los lectores.

En Japón siguen los héroes realizando su trabajo, echando agua con grúas hormigoneras en las piscinas mientras van reponiendo la corriente para poner en marcha bombas y  cuadros de control.  Seguimos con el miedo a una gran catástrofe, no ha habido un fallo en un sistema,  ha habido un colapso de casi todas las funciones en muchos reactores de varias centrales a la vez, y las predicciones van desde una catástrofe al apocalipsis, con todas sus gradaciones que son muchas.   Esperemos que la situación siga enfriándose. Y agradeciniento a los japoneses, que están gestionando esta gravísima crisis con entereza y eficacia, sin caer en el alarmismo con el que han revestido su carnaza nuestros medios, provocando el pánico a miles de kilómetros de allí. Tras volver el avión repatriando  gente de Japón, cuasi vacío, los pocos que han vuelto explican apesadumbrados que lo han hecho por la insistencia de sus familias aquí en España. Por su histerismo. Y supongo que por aprovechar el viaje a lo tonto gratis.

En Israel acaba de explotar un autobús  lleno de gente, calentando un poco mas los ánimos de todo el mundo. La Jyhad nos explica una vez mas su visión del mundo y las soluciones que aporta.  Exterminar judíos,  azuzar una guerra santa y eterna. A ver quien se entiende con estos.

Y en Libia otra vez vemos aviones occidentales bombardear no se sabe muy bien qué, no bombardean al tirano, pero se tiran Tomahawks como confetti. Nadie quiere pasear sus soldados allí, ni sabemos muy bien a que tribu apoyamos ni para qué, aunque el petróleo y el gas se huelen a distancia. Se apela a monsergas ya muy oídas  sobre violaciones masivas de derechos humanos, que ni en el pasado suscitaron consenso ni parece hacerlo ahora, y a legalismos fútiles y coaliciones de parte. Ni la ONU ni mucho menos los árabes llegan a ponerse de acuerdo en que hacer  ni van a mojarse en Libia de momento, y parece cuando menos arriesgado pretender imponer la democracia o el acceso a los pozos a bombazos otra vez. Alemania se ha desmarcado, Obama también, le ven la oreja electoral al lobo, los árabes protestando, el gabacho de gallito de  corral, mangoneando en plan mafiosillo… no tiene muy buena pinta este tinglado.

 

Y de Islandia los medios no nos cuentan nada, a pesar de que sea el único país en que la crisis económica se ha afrontado mandando al pedo a los bancos privados y sus tejemanejes, negándose a pagar los platos rotos por otros.

Hay quien dice que de todas maneras los van a pagar, pero de momento no parece que les vaya mal el planteamiento. Si conseguís información  contadla, como les va, que parece un secreto de estado o algo con menos interés que los tuiteos de Bisbal.

 

Las leyendas urbanas, tan a menudo repletas de conspiraciones y poderes ocultos, están adquiriendo un nuevo sesgo con la aparición de las leyendas urbanas verdes. Es decir, todas aquellas creencias erróneas y basadas en mitos, supersticiones y años luz cúbicos de información sectaria, manipulada y errónea basada en suposiciones dadas como ciertas.

Estrictamente no son leyendas urbanas lo se, al menos no como las clasicas, (Dysney criogenizado, la “mentira” del hombre en la luna, los poderes espermicidas y corrosivos de la Coca Cola, etc) puesto que adquieren algunas características nuevas, pero en esencia se corresponden muy bien con ellas. Eso si, son mas vastas y gozan de una aceptación masiva. No en vano las crean los mismos medios de comunicación.

En la leyenda del calentamiento antropogénico, asociada a la leyenda del CO2, por ejemplo, (en que  además de los medios existen una pléyade de intereses creados, desde los obvios de los profesionales del alarmismo, los que fabrican molinillos o los gobiernos nacionales)  que no solo no están comprobados y no dejan de ser meras hipótesis si no que cada vez se demuestran mas falsas,  son otro ejemplo de leyendas verdiurbanas con categoría de leyendas planetarias.

Para que una historia ficticia se convierta en leyenda urbana es preciso que se difunda de forma espontánea como verdadera y que la información alcance cierto reconocimiento popular.

El rasgo más importante de las leyendas urbanas es su carácter internacional. La historia del buzo que es recogido accidentalmente por una avioneta contra incendios y la cual lo deja caer sobre el fuego causando su muerte, se cuenta con mínimas variaciones en su estructura en distintos lugares de NorteaméricaEuropaAustralia, por citar sólo algunos sitios por donde circula esta leyenda.

La leyenda urbana puede inspirarse en cualquier fuente, pero incluye a menudo un elemento misterioso, incomprensible o chocante. Rara vez resulta posible localizar el origen preciso de una leyenda urbana. Cuando el investigador se enfrenta a una de ellas, se encuentra con varios relatos extendidos por distintas zonas, construidos a partir de un mismo esquema, pero adornados con detalles muy variados en función de su localización.

Las leyendas urbanas tienen una estructura más compleja (planteamiento, nudo y desenlace) que los chismesrumoresbulos. No pretenden, como éstos, desacreditar a una persona en concreto, sino que abordan una “problemática” que afecta a muchas personas. Generalmente cuentan historias que nos alertan sobre posibles peligros que nos pueden acechar en nuestra vida diaria. De modo que la trama está urdida en función del desenlace, en el que a menudo se concentra el mensaje o moraleja, tal como sucede en las fábulas o cuento de hadas.

La leyenda urbana se encuentra en el límite de la credibilidad. Todas incluyen hechos falsos pero algunas toman elementos de la realidad o están basadas en algún hecho real. Por eso, la leyenda urbana suele contarse como si fuera un suceso verdadero o, al menos, verosímil. Esto exige que los personajes sean meros arquetipos anónimos, “un hombre”, “una mujer”, “una pareja” o “un conocido de un amigo”, el cual el narrador de la leyenda urbana no conoce personalmente, aunque situados siempre en escenarios concretos (una determinada ciudad, calle, país) que contribuyen a hacerla creíble. A menudo, el protagonista es un “amigo de un amigo”, relativamente cercano al oyente, pero no tanto que resulte viable consultarle sobre los hechos. Con el paso del tiempo, los elementos de la narración se transforman para volverla más atractiva e impactante.

Desde finales del siglo XX, Internet ha contribuido notablemente a la difusión de las leyendas urbanas, especialmente a través del correo electrónico. Las adaptaciones de las mismas en la red, además de por lo anteriormente comentado, se caracterizan por: añadir frases con alertas catastróficas, citar fuentes de confianza (medios de comunicación, fuerzas del estado, etc.) y rogar que la información sea difundida para evitar que más personas resulten afectadas. (Véase hoax)

Wikipedia

Hasta tal punto va llegando la cosa que hoy en día se puede razonar con fundamento sobre la similitud con las religiones clásicas con sectores fanatizados dentro del ámbito “verde”, que establecen artículos de Fé  a partir de los cuales desarrollan su ideario.  Primero la Fe y luego el razonamiento, hasta donde se pueda llegar, que no puede ser muy lejos.  Razonando digo, porque por lo demás llegan hasta donde les dejemos.
En un sondeo el 99%  por no decir el 100%) de los preguntados contestarán con seguridad que en Chernobil hubo miles o cientos de miles de muertos, consecuencias espantosas, epidemias de cáncer, malformaciones genéticas en niños, vastas zonas radiadas carentes de vida en las que no se podrá entrar nunca… y si  dices que eso puede no ser cierto automáticamente te mirarán con cara rara, pensando que de donde sales y que compañía nuclear te da empleo. Probablemente se enfadará contigo, pensando que le quieres engañar. Aunque sea un señor con carrera y doctorado, y para explicárselo le enseñes el informe oficial de la ONU.

A nadie le entra en la cabeza fácilmente que lo que le están contando TODOS los medios desde hace treinta años es mentira. Lo normal es que piense que estás diciendo bobadas y te conteste con lo último que le venga a la memoria que haya leído, que por supuesto hablará de cientos  de miles o incluso millones de muertos y en ese plan. No se puede aceptar fácilmente que nos han engañado hasta el gañote, deja nuestro ego como una mayonesa cortada. Es humano y lo normal estadísticamente.  Pero no cambia el resultado, que es que nuestra opinión/ información, puede estar equivocada a veces en cosas aparentemente tan claras y evidentes como que en Chernobil murió y morirán millones. Y parece que no llegarán ni a miles. Puede que ni a cientos. No es lo mismo.

Ya enlazamos el resumen del informe de la ONU oficial sobre Chernobil del 2005, y hoy puedo leer otro informe si no tan oficial como el de la ONU si tan revelador como él, y en el mismo sentido.

Es de dos científicos especializados en radiación,    Ronald K. Chesser y Robert J. Baker, que han estado doce años estudiando las consecuencias de la radiación en las zonas mas afectadas por la catástrofe nuclear rusa y obtienen resultados muy distintos de lo que se piensa (o de lo que nos han informado).  Parece que la naturaleza se recupera mucho mejor de lo que se pensaba,  las tasas de radioactividad bajan mas deprisa, y de hecho esas regiones contaminadas se han convertido en refugios de la vida y de la biodiversidad, al quedar al margen de la actividad humana. Bichos en peligro de extinción medran ahora en esas zonas.  Otro varapalo a la leyenda de Chernobil.  Porque si algo está claro es que lo que nos han contado es una leyenda.  Basada en hechos reales, pero manipulados hasta convertirlos en otra cosa. En un mito, en una leyenda en la que todo el mundo cree, que remedio, sin saber realmente lo que pasó y sus consecuencias.

Chernobil fue un desastre, una catástrofe, murió gente y se contaminaron seriamente miles de personas, muchos miles,  y hubo varios miles de cánceres y  muertos por ello,  censados  en docenas hasta ahora, en el peor de los casos hasta cuatro mil.  Y eso es una catástrofe en toda regla. Pero no es lo que nos han contado, exagerado miles de veces.  Que no es lo mismo tener en el bolsillo cien pesetas que cien mil, ¿no?


En la tabla periódica de las catástrofes, que reproduzco, que puedes ver ampliada aquí pertenece a un libro de Richard Horne: “A Is for Armageddon: An Illustrated Catalogue of Disastersse  y que he encontrado en el blog de eclecticus muestra de una forma divertida hasta que punto el sensacionalismo invade lo cotidiano.

Al parecer lo de los indios y vaqueros lo tenemos en el subconsciente grabado a fuego y resulta casi imposible para muchos resistirse a emplear ese modelo de pensamiento infantil, que consiste en solucionar cualquier tipo de discusión, sea de lo que sea, recurriendo a buenos y malos. Indios y vaqueros, policías y ladrones.

Tras el éxito del modelo aplicándolo a eso de la izquierda y la derecha, y no tengo que aclarar quienes son los buenos y quienes los malos a estas alturas,  luego ha servido para descalificar del mismo modo a los críticos con las verdades reveladas por Al Gore y Green Peace a medias. Y a los escépticos que no juntan las manos y se ponen a rezar el Credo del desastre climático se les llama “negacionistas”, con un par, como si fuesen nazis negando el holocausto.

Ahora tenemos las centrales atómicas afectadas por el terremoto, y vuelta a aparecer profetas del apocalipsis.  Proyecciones dantescas. Y claro, gente que lo discute, que opina, porque lo está viendo, que la cosa es grave por supuesto, pero no el apocalipsis. Y , se les etiqueta como sea, por ejemplo los ·tranquilizadores”, como si fuesemos por ahí con una jeringuilla en mano pinchando a la gente drogas para comerles la cabeza, en plan matrix.

Por si fuera poco ahora  la progresía española se mete en una nueva guerra, en Libia. Los del no a la guerra, que sacaron a las tropas de Irak, también quieren por lo que se ve su foto de las Azores y poner las botas en la mesa con Sarkozy, que Merckel dice que no está por la labor.

Los que la apoyan sin fisuras son la buena gente de izquierda (y de la derecha pero sin tanta energía) y los que osen preguntar de que va la cosa pasan a ser buitres ávidos de muertos, como ayer me llamó un amigo rojeras cuando le comenté el tema.  O sea que la responsabilidad de los muertos será de la derecha, carroñera, porque va a utilizarlos para arrearle al gobierno. Complejo 14M supongo.

En fin, como no había lugar a poder conversar sobre   la intervención en Libia, se puso excitadísimo simplemente mencionando el tema,  tan solo le dije que como le he comentado otras veces, a mi lo de izquierda y derecha me parece obsoleto, con poco fundamento, que no me lo creo, vamos.

-Ya, pero eso lo dices porque eres de derecha…

-coño, eso me recuerda a cuando  pones pegas al nacionalismo a un nacionalista y te contesta que “eso lo dices porque eres un nacionalista español. ”

Ahí ya se hizo el despistao, (el es rojeras pero no nacionalista)  y prefirió atender al “pásame el vino” de alguien de al lado.  Sabe que ahí el patinazo es demasiado fácil.

Creo que por fin va a pillarse un ordenata, espero que se anime a pasar por aquí y haga comentarios, que ya sabes Pedro que estás en tu casa.  😉

A lo mejor consigues aquí explicarme sin ponerte nervioso porque esta guerra es “legal” buena y justa y la de Irak  todo lo contrario.  No se si al final depende de lo que diga China y Rusia o es otra cosa.

Yo la verdad hubiera preferido que fuesen los árabes los que gestionasen esa crisis que ya tiene poco que ver con lo ha ocurrido en Tunez o Egipto,  es una guerra civil en toda regla, y optar por Gadafi o por las tribus opositoras que no sabemos ni quienes son, como objetaba ayer Merckel, amparándose con inusual sinceridad en que no quería asumir el coste electoral de apoyar con militares la invasión (perdón, intervención) en Libia parece una apuesta muy arriesgada.  O como resume Hila con chispa comentando este tema en PM;

Si esto ocurre en un área musulmana, en una región africana, y dado que los occidentales somos unos imperialistas sionistas que solo buscamos quedarnos con el petróleo a costa del sufrimiento de los paises árabes ¿como es que no hay no digo ya un avión de combate, sino una triste avioneta de un país africano o de la Liga Árabe en la acción, para evitar la presencia en territorio musulmán de los perros infieles?

Actualización, FtW me señala un comentario nuevamente de balsero, en el que señala la diferencia entre lo que a la gente le interesa y lo que interesa a los medios informativos.

Se puede hacer fácilmente con una herramienta de google, google trend.

Los datos de las dos figuras superiores han sido obtenidos hoy 20 de marzo de 2011 en Google Trends; la búsqueda se circunscribe a 2011, y a páginas de España; proporciona el volumen de noticias (gráfica inferior) y el volumen de búsquedas en internet (gráfica superior) sobre tres variables, terremoto (naranja), nuclear (rojo), japón (azul).
Mientras las búsquedas de los internautas son mayoritarias para terremoto (arriba, naranja), los medios de comunicación que Trends compila como “noticias” muestran una asombrosa preponderancia de la información sobre “nuclear”. De hecho para los medios de comunicación el orden es nuclear, japón, terremoto.

¿Qué ocurre en, por ejemplo, los EE.UU? pues esto

En volumen de búsqueda de los internautas figura Japón (azul, arriba) en primer lugar y también en volumen de noticias (azul, abajo).

Como herramienta/contador de la contaminación periodística, google trends es bastante efectiva.

Esta mañana ya no es noticia de primera plana Japón. Pasa a ocupar un lugar secundario en el tiempo y lugar en las Tvs y el los periódicos. ¿Porqué?… si no puedes hablar de apocalipsis ya no es noticia.
Ni el tsunami y sus efectos, las fábricas destruidas y sus efectos contaminantes, y ni tan siquiera que la isla se ha hundido casi medio metro de golpe con el terremoto, lo que las predicciones apocalípticas de los ecolojetas (aquellos que se basan en el ecologismo para otras cosas) iba a producirse en 130 años provocando ni se sabe que desastres. Pues eso no es noticia ni te vas a enterar a no ser que busques buenas fuentes de información, que desde luego no son las tradicionales.

El caso es que se está dando un vuelco a la situación, empezando a controlar las partes dañadas de la central, bajando espectacularmente los niveles de radiación, refrigerando cada vez con mas eficacia las piscinas de combustible y recuperando sistemas de refrigeración de los reactores. Se atisba con cada vez mas seguridad que en pocos días pueda estar la situación estabilizada. Por tanto, no es noticia. El que quiera ver que vea, el que sepa leer entre líneas que lea, el que sepa escuchar el silencio que lo escuche.

Estaba leyendo un post sobre el tema en valdeperrillos a cuenta de que allí FtW daba unos datos interesantes sobre la situación, cuando me he encontrado esta graciosa historia que nos pone balsero, supongo que real como la vida misma. Se han acabado las existencias de sal yodada desde China a EEUU. Y habrá muchos, a saber cuantos, que serán capaces de reventar atiborrándose de sal por miedo al apocalipsis que anuncian los listos de turno;

La predicción aquí, en la costa oriental china, es que los vientos impedirán cualquier flujo hacia el oeste por lo menos hasta el domingo. La superstición es difícil de atajar, los supermercados de Shanghai se quedaron ayer sin sal. Son las 09.00 am de hoy viernes y aparece Li, una administrativa con una razonable preparación, cargada de de cuatro bolsas de medio kilo de sal.
– Li ¿qué c*ño es eso?
– Sal marina
– Ya lo veo ¿para qué la quieres?
– Para la radiación
– ¿Qué radiación?
– La que viene
– ¿Sabes que deberías ingerir cinco o diez kilos de sal yodada – falleciendo en el acto por imbécil- para conseguir absolutamente nada?
– Sí
– ¿Entonces?
– Todo el mundo está comprando. Ayer el precio de la sal era de 4 yuanes [0.4€] el kilo, hoy está ya a 20 yuanes el kilo, se ha multiplicado por cinco. Y es difícil encontrar sal.
– Entiendo, entonces….¿se trata de radiación o de posible negocio?
– Umhhhh…quizá las dos cosas
– Ya
En ese momento Ya Wen, otra empleada mía que sigue la conversación, se levanta, toma su bolso y abrigo y dice que se marcha.
– Ya Wen ¿dónde vas?
– No me fastidies jefe, a comprar sal! por cierto jefe, ¿tiene sal en casa? – vivo encima de nuestras oficinas y la llave de mi casa está al alcance del personal, colgada al lado del dispensador de agua potable. Ya Wen se hace con el llavín.
– Sí ¿por qué?
– Pienso venderla, ya te daré las cuentas luego, lo que saque para mí ¿hao ba?
– hao ba, hao ba (vale, vale!)

Página siguiente »