En Japón siguen los héroes realizando su trabajo, echando agua con grúas hormigoneras en las piscinas mientras van reponiendo la corriente para poner en marcha bombas y  cuadros de control.  Seguimos con el miedo a una gran catástrofe, no ha habido un fallo en un sistema,  ha habido un colapso de casi todas las funciones en muchos reactores de varias centrales a la vez, y las predicciones van desde una catástrofe al apocalipsis, con todas sus gradaciones que son muchas.   Esperemos que la situación siga enfriándose. Y agradeciniento a los japoneses, que están gestionando esta gravísima crisis con entereza y eficacia, sin caer en el alarmismo con el que han revestido su carnaza nuestros medios, provocando el pánico a miles de kilómetros de allí. Tras volver el avión repatriando  gente de Japón, cuasi vacío, los pocos que han vuelto explican apesadumbrados que lo han hecho por la insistencia de sus familias aquí en España. Por su histerismo. Y supongo que por aprovechar el viaje a lo tonto gratis.

En Israel acaba de explotar un autobús  lleno de gente, calentando un poco mas los ánimos de todo el mundo. La Jyhad nos explica una vez mas su visión del mundo y las soluciones que aporta.  Exterminar judíos,  azuzar una guerra santa y eterna. A ver quien se entiende con estos.

Y en Libia otra vez vemos aviones occidentales bombardear no se sabe muy bien qué, no bombardean al tirano, pero se tiran Tomahawks como confetti. Nadie quiere pasear sus soldados allí, ni sabemos muy bien a que tribu apoyamos ni para qué, aunque el petróleo y el gas se huelen a distancia. Se apela a monsergas ya muy oídas  sobre violaciones masivas de derechos humanos, que ni en el pasado suscitaron consenso ni parece hacerlo ahora, y a legalismos fútiles y coaliciones de parte. Ni la ONU ni mucho menos los árabes llegan a ponerse de acuerdo en que hacer  ni van a mojarse en Libia de momento, y parece cuando menos arriesgado pretender imponer la democracia o el acceso a los pozos a bombazos otra vez. Alemania se ha desmarcado, Obama también, le ven la oreja electoral al lobo, los árabes protestando, el gabacho de gallito de  corral, mangoneando en plan mafiosillo… no tiene muy buena pinta este tinglado.

 

Y de Islandia los medios no nos cuentan nada, a pesar de que sea el único país en que la crisis económica se ha afrontado mandando al pedo a los bancos privados y sus tejemanejes, negándose a pagar los platos rotos por otros.

Hay quien dice que de todas maneras los van a pagar, pero de momento no parece que les vaya mal el planteamiento. Si conseguís información  contadla, como les va, que parece un secreto de estado o algo con menos interés que los tuiteos de Bisbal.

 

Anuncios