Últimamente he retomado una asignatura pendiente, el tema de la internet 02, las redes sociales. Me registré hace tiempo en las dos conocidas, el tweter y Fb, al tw no supe ni que hacer con él, al Fb le di marcha un tiempo después cuando en un foro la peña hizo propaganda de sus bondades. Craso error, ya que de golpe me vi con un montón de amigos que no conocía personalmente y con los que me unía un débil lazo circunstancial.

Seguía sin saber en realidad como funcionaba y con un muro lleno de mensajes en chorro que no me interesaban, con el correo petao todos los días de avisos a esos mensajes. Un horror, mas las peticiones de amistad de gente que continuamente me llegaban, por eso de que eres amigo de mi amigo. Un cacao.

Así que huí con el rabo entre las piernas, condenando al también al ostracismo el correo ligado al Fb.

Pero como la peña cada vez lo utiliza más y últimamente a mogollón, el FB y el Twtter a cuenta entre otras cosas de su función para animar revueltas o pasar información, me he decidido a ver por fin como funcionan estas cosas.

El el twter de momento he conseguido “seguir” a varias personas que informan de determinados temas, #fdezordonez por ejemplo sobre la catástrofe nuclear de Japón o @jordipc para las revueltas árabes, para tener una información rápida y de calidad.

Curiosamente tengo varios seguidores*, a pesar de que solo he colgado dos o tres comentarios para probar, que no se muy bien ni donde salen o quien los ve. Pero he entrado con paso mas tranquilo que en Fb, donde el día pasado me animé a quitar varias amistades desconocidas excepto en sus mensajes mas o menos monotema, a ver si alguien se quejaba. Que va, en cambio otro amigo, amigo analógico, del pueblo, al que he sumado a los amigos, me comentaba al poco rato en el mismo medio la “limpia” de amigos que había hecho. Todo se sabe, por lo visto, en este medio. Y es una característica que me tiene un poco mosca, acostumbrado al usual anonimato con que hasta ahora hemos usado internet. Para cotillear es de fábula, al amigo del amigo del amigo que ni conoces.

Así que procuraré usar el Fb para contactar con amigos reales y familiares, que creo es la función para la que se ideó este invento. Ir poco a poco.

Y en el twitter el problema, a pesar de filtrar la información de lo que te llega mediante a quienes sigues, ignorando el resto de mensajes del mundo mundial, menuda locura si no, es que se siguen amontonando decenas y decenas de mensajes cada 24 horas, con lo que mirarlos todos es un trabajo importante. Y de vez en cuando se te escapa uno, y cuando se hace referencia a él te pierdes buscándolo. La gente abusa de los mensajes, en mi opinión, estaría bien no prodigarse tanto y dejar escribir una docena de twiters cada dos horas. Espero no saturarme y volver a dejarlo por imposible, o tener que renunciar a seguir a algunos bien interesantes por su gran cantidad de mensajes. Al fin y al cabo, si es importante, al poco saldrá reflejado en los blogs. Espero. 🙂

* Creo que como puedes ver quien sigue a quien y el sistema te informa de las coincidencias, por ahí va la cosa.

Anuncios