Un comentario de lector_n me parece que da pie para seguir con variaciones el tema. Yo asumía en el artículo anterior que al igual que la higiene es algo mayoritariamente practicado y pocos se jactan de lo poco que se lavan en el tema de la ecología sucede algo similar. Luego uno se queda pensando, por un lado que los guarros tampoco son tan difíciles de encontrar, pero desde luego los que abundan por todas partes son los que se quejan mucho de la contaminación y luego como dice lector, se les puede seguir el rastro:

Hablando del reciclado  es cierto que se ha avanzado mucho en este tema, y que nos hemos/han “educado” en el reciclaje además de avanzar en el estudio/diseño de materiales más ecológicos. Pero me parece que este aspecto de limpiar el medio ambiente próximo, no está ni mucho menos a un nivel de poder evita el adjetivo de guarros, solo hay que pasear por el campo o seguir el trayecto de nuestras basuras.

Me referiré a un aspecto concreto, el de los plásticos, en el que últimamente hay miles de comentarios de lo malos que son para la ecología, pero no se habla del acero y las minas o del papel y los blanqueantés, ni de la madera y la desforestación, por citar alguno de ellos.

Los materiales son materiales como indica su nombre y depende de cómo se utilizan y como se termina su ciclo de vida, para que afecten en mayor o menor medida a la ecología. En el tema que he iniciado, el reciclado depende de la última fase de su ciclo, que nadie quiere abordar seriamente al ser esta última la que produce menores beneficios económicos.

Por tanto creo que no solo depende de contenedores de colores, ni tampoco de multas sino de un cierre del ciclo de vida de estos materiales, que hay que pagar. Por el momento la casa por barrer y el entorno que no lo reconoce ni la madre que lo parió.

Anuncios