Guernica y Pforzheim, ciudad alemana, están hermanadas. Por ello  ambas localidades hacen intercambios y visitas de alumnos.

Hace un mes estuvieron en Guernica un grupo de estudiantes alemanes. En su mayoría conocedores del español, los profesores que les acompañaban  mantuvieron un encuentro con  el director del instituto público de Guernica. Este patriota de la causa nacionalista vasca  charló con ellos  en euskera,  por lo que otro profesor tuvo que hacer de intermediario e ir  traduciendo sus palabras al castellano.  Lo que no se es si para acabar de rizar el rizo cuando los alemanes hablaban en castellano también se lo tenían que traducir al euskera. Supongo que no, pero este detalle  no me lo han contado.

Increíble pero cierto.

 

 

Anuncios