Imagen

(Título del excelente artículo  publicado por Jordi Colomé en este sitio.

En esos días, uno de los asesores más cercanos de Putin, Vladislav Surkov, escribió un artículo. (Surkov es famoso por decir, tras enterarse de que estaba en la primera lista de sancionados por Estados Unidos, que “lo único que me interesa de Estados Unidos es [el rapero] Tupac Shakur, [el poeta] Allen Ginsberg y [el pintor] Jackson Pollock. No necesita un visado para acceder a su trabajo”.) Surkov describía en el artículo una guerra nueva:
Era la primera guerra no lineal. En las guerras primitivas del siglo XIX y el XX era común que dos bandos lucharan. Dos países, dos bloques de aliados. Ahora cuatro coaliciones se enfrentan. No dos contra dos, o tres contra uno. Todos contra todos.

En otro artículo, el general retirado Makhmut Gareyev, presidente de la Academia rusa de Ciencias Militares escribe sobre cómo Occidente trata de conquistar Rusia desde la caída de la URSS: “Son amenazas asociadas con la información y otras acciones subversivas, la creación de un caos controlado con el objetivo de provocar varios tipos de protestas en países rivales”.
Son solo dos artículos de gente influyente. Pero algo se mueve: el ejército ruso vive “quizá su mayor reforma en 150 años”. Rusia procurará defender sus intereses con un ejército recalibrado y otro enfoque. Estas son algunas de las guías:
1. De destrucción directa a influencia directa.
2. De una guerra con armas y tecnología a una guerra cultural.
3. De una guerra con fuerzas convencionales a fuerzas preparadas especialmente y agrupaciones comerciales irregulares.
4. De enfrentamientos directos a guerra sin contacto.
5. De guerra simétrica a asimétrica con una combinación de campañas políticas, económicas, informativas, tecnológicas y ecológicas.
6. De una guerra definida por un periodo de tiempo a un estado de guerra permanente como condición natural de la vida nacional.
Estos puntos son previos al conflicto en Ucrania, pero encajan. Todo ha sido “legal” -con decretos de parlamentos y referéndums- y Rusia solo ha intervenido para proteger a rusos. ¿Quién puede oponerse a algo tan limpio?

Hay que leer el artículo entero, por supuesto, y seguir los enlaces que señala. No tiene desperdicio, aun con el infumable traductor del google.

Una vez leídos artículo y enlaces, da la sensación de que la tercera guerra mundial no se va a parecer nada a las anteriores y puede que ya haya empezado. Le han puesto el cascabel al gato por fin, pero resulta que era un oso, no veas la que se ha montado.

Los medios informativos de aquí, presos de sus niveles de audiencia o vaya usted a saber, ya no nos cuentan gran cosa. Ahora toca fútbol. Pero en Ucrania la cosa sigue complicándose. Ya tenemos al oligarca local Rinat Akhmetov montando su ejército privado, en plan blackwater. Y han montado un buen pollo.
Como el ejército no puede machacar civiles impunemente, han de ser “civiles” los que machaquen a “civiles”. Y están en ello.

La televisión rusa está llena de histeria sobre los enemigos del Estado, fascistas que toman más de Ucrania en una repetición de la segunda guerra mundial, el gran conflicto con los impíos gay West. Cualquier oposición potencial ha sido calificado como una quinta columna (incluso hay un sitio web donde los buenos ciudadanos pueden identificar traidores), y el líder de los Liberales, Demócratas Vladimir Zhirinovsky quiere prohibir el ы carta por ser extranjera. Por el momento, la estrategia está funcionando: Calificaciones de Putin han subido. La retórica comenzó como una reacción contra las protestas de 2011-12 , mucho antes de la actual crisis en Ucrania, pero los acontecimientos allí encaja convenientemente en la narrativa del Kremlin de guerra perpetua.

Fuente

Hagan sus apuestas, por favor.

Anuncios