UPyD ya es historia y nada más en el momento presente, que es el de Ribera y su partido, Ciudadanos. La gran esperanza para muchos.
No se puede vivir sin esperanzas. Por fin la regeneración.
Pero para quienes desconfiamos de que todo dependa de un líder, que siempre acaban tiranos, y de los partidos “de” fulano o mengano, no parece la cosa nada clara. Y ya hay quien se queja de que le expulsan por ser “crítico” y pedir que se cumpla dentro lo que se exige a los demás por fuera.

¿Viene tras el chiringuito magenta el chiringuito naranja?… pasen y lean, muchos sentirán muy próximas y cercanas las vicisitudes del desdichado protagonista, Thibaut Deleval.

Breve vida y larga agonía de un Ciudadano

Esperemos que C,s no siga por el sendero upediano y se quede en otra camarilla alrededor del dueño del invento.

Anuncios