mayo 2017


Tenemos otro nuevo ejemplo de idiotez y escapismo a partes iguales, el nuevo modelo de sociedad infantilizada. Un niño de siete años muere en Italia a consecuencia de una otitis a la que en vez de combatir se alimenta con homeopatía. Los padres, posiblemente como no sufrían el dolor lacerante que provocan las infecciones de oído, trataban a su hijo desde pequeño de las otitis que padecía con homeopatía y le iba muy bien, dicen. Tan bien que eran recurrentes y en cuatro años tuvo varias (no aclaran cuantas).

Con la última, el crío ha muerto. Y ayer escuchaba que los abuelos, en vez de exigir responsabilidades a los padres, que son sus hijos, se la exige al homeópata al que lo llevaron.

O sea, te muerde un perro rabioso al hijo , y en vez de ir al hospital a que le den la antirrábica vas al curandero a que te recete perejil y manzanilla. Se muere y le denuncias al curandero, que ha hecho lo que tu le pedías. Si no somos mas imbéciles porque no entrenamos.

Yo pasé un linfoma de manto hace unos años. Según me enteré de que lo padecía, en grado muy avanzado, me puse en manos de los médicos que se dedican al cáncer. Poco después la mujer de un conocido tuvo el mismo linfoma, en un grado menos avanzado y se dedicó durante un año a visitar curanderos y a negar su enfermedad. Murió poco después. Yo las pasé muy duras pero salí adelante.

Según un estudio en España el 53% de la población confía en la homeopatía. Tanto, que hasta algunos, como en Italia, ante una infección en vez de tomar antibiótico toman agua con tonterías, matan al niño y le piden cuentas al que les vende el agua con gas.

Así nos va.

Anuncios

La sensación de que la sociedad es cada vez mas infantil, en el sentido de exigir lo que deberían ser nuestras responsabilidades a otros, (estado, autoridades, etc ) es inexorable.

Acabo de oír las declaraciones de una de las madres que se vieron involucradas en el último accidente ocurrido en nuestro país con los castillos hinchables, esos para jugar los niños.

Según la citada madre la atracción estuvo funcionando un buen rato con el monitor encargado de ella controlando y dando paso a los niños para que accedieran de dos en dos, la atracción es un tobogán con escaleras a un lado.

En un momento dado el monitor se ausenta, no sabemos por qué, si para acudir a alguna llamada o lo que sea, y entonces los niños aprovechan para acceder en mogollón a la atracción, la madre asegura que unos veinte subieron a la vez por la escalera lateral.

Vió como el castillo, vencido por el peso extraordinario hace un amago de caer de costado, y se pone a advertir que “se va a caer, se va a caer”, el castillo recupera el equilibrio pero poco después cede y cae con los chiquillos dentro.

Por supuesto ella echa la culpa al ayuntamiento, (“había siete monitores pero debieran haber sido mas, había siete castillos y otras atracciones”) y el ayuntamiento, su alcaldesa, echa la culpa al monitor que se ausenta(no explican el porqué), mientras nos narra que ha tenido que llevar a su hijo al hospital  ya que este se lo pidió, porque tenía mucha ansiedad.

En el estudio de televisión los analistas en ningún momento le preguntan a la madre lo que para mi es mas obvio, ¿porque los padres presentes, unos cuantos, no advierten ante la ausencia del encargado a los niños para que no tomen por asalto la atracción, con el desastre consiguiente asegurado, cuando llevan tiempo observando el protocolo de seguridad que se usa, y que se saltan los niños al ausentarse el monitor?

Puede que el ayuntamiento haya puesto pocos monitores, puede que la ausencia momentánea del encargado sea una causa objetiva del desastre, pero, ¿no lo es que los padres que estaban allí no reaccionen ante lo obvio, que es que no se está respetando la cantidad de niños que pueden usar a la vez el castillo?  ¿o es que la responsabilidad de los padres no existe si hay un monitor encargado o incluso si este se ausenta?

No me extraña tanto la postura de la madre, es corriente tratar de tapar nuestros errores, como la actitud de los “analistas” o tertulianos que en ningún momento le preguntan sobre ello.