diciembre 2018


Hoy Sefuelix me retuitea un hilo de una madre y la experiencia que está teniendo con su hija en el colegio. Va por ti, viejecita, que no padeces de estas redes sociales
Pasen y vean;

Kitiara 19 dic

Hoy voy a hacer mi primer hilo porque creo que esto se lo merece.
Viene mi hija hoy y me dice que su profesora les ha dicho en clase que los hombres tienen la culpa de lo que le ha pasado a Laura y que si alguno se da por aludido no es cosa suya.

En ese momento mi hija ha levantado la mano
-Mi padre no ha hecho nada
A lo que la profesora le ha dicho
-Bueno, tu padre no, otros
-¿Quienes?
-Los que matan
-Pero mi padre no ha matado a nadie
Y en ese momento otra niña ha dicho: Ni el mío
Y otro chaval: El mío tampoco

Según mi hija, la profesora no sabía dónde meterse
No puedo estar más orgullosa. Hay esperanza

Al día siguiente

Bueno, pues acabo de salir de una reunión con el director del Instituto.
Parece ser que varios padres han llamado para quejarse de lo ocurrido ayer. La profesora no estaba…
Como me conoce y yo estaba calentita, lo primero que ha hecho es pedir perdón por lo ocurrido.

Ha reconocido que ciertos temas, aunque cree que deben hablarse en clase, no deben ser tratados como se hizo. Hay que enseñar no aleccionar.
Me ha dicho que TODOS los alumnos se quedaron sorprendidos y que algunos fueron a hablar con él.

Le he preguntado qué piensa hacer el instituto y me ha dicho que después de hablar con ella “cree” que no se volverá a repetir. Mi cara un poema..
¿¿Cree?? No, si se repite la denuncio.
Ha habido un silencio y después me ha dicho:”Haz lo que creas oportuno”

Y sí, sabemos lo que haremos si se repite

Imagínense ustedes, una tiparraca, posiblemente la sustituta de la sustituta, (que no quieran saber como está la profesión de enseñante, no hay por donde cogerla) que se permite el lujo en clase de llamar presuntos asesinos a los padres de sus alumnos, con lo que quieren los chavales a sus padres, como si estuviésemos en Camboya en plena revolución de los jemeres rojos
Allí decapitaban a la gente por tener estudios o llevar gafas, y lo hacían sus propios hijos de quince años, había que destruir todo y empezar desde cero, y eliminaron a la cuarta parte de la población,mas de dos millones, y aquí “solo” queremos enseñar a los niños que los hombres son depravados y violentos por naturaleza, y en los ratos libres asesinamos mujeres. O en palabras exactas de la profesora de marras, “los hombres tienen la culpa de lo que le ha pasado a Laura”.

Toma legislación en caliente.

Hoy hemos tenido buen espectáculo en el circo, perdón congreso, a cargo del presidente Sanchezstain la vicepresidenta Calvo y la diputada podemita Belarra.

El popular Casado ha tenido la “desfachatez” de hacerse eco de la calle y pedir a los partidos que pretenden derogar la prisión permante revisable que no lo hagan, y tipifiquen además en ella como delito la ocultación de cadáver, como ha solicitado su grupo parlamentario.
Las respuestas de la izquierda, esa que odia a la derecha con todas sus fuerzas y un poquito mas, ha sido todo un ejemplo de delirio manipulativo, falaz y repugnante.

Primero el Presidente Sancheznstain se ha escaqueado de la pregunta central sobre si están garantizados en Cataluña la seguridad y el orden público, y ha respondido con su habitual desparpajo cuando miente, que esa ley a la que invoca el PP no ha evitado el asesinato de Laura, como si se hubiera aplicado esa ley al asesino confeso, una mentira tan burda y evidente que sonrojaría hasta al propio asesino.
Porque resulta harto evidente que si esa ley se hubiera aplicado al energúmeno este recién salido de prisión jamás hubiera podido cometer esta segunda violación con asesinato. Habría seguido entre rejas, ya que además los funcionarios ya habían avisado de que para nada estaba reinsertado. Pero cuando se le juzgó no existía la prisión permanente revisable. Sin embargo y aunque lo sabe perfectamente, Pedrito tocapelotas nos sale con que esa ley no ha evitado la muerte de Laura.

Pero no se ha quedado ahí la cosa, luego le ha tocado el turno de palabra a la podemita Belarra, ese ejemplo de parlamentarismo democrático, que sin ningún complejo se ha lanzado, en vez de dirigirse a la vicepresidenta, Carmen Calvo, a insultar a Casado para considerar «absolutamente infame» la posición del líder popular. «Es como si los vendedores de armas recomendaran vender armas cada vez que hay un asesinato», argumentaba, «basta ya. Déjenos en paz a las mujeres porque no necesitamos pistoleros ni prisión permanente revisable. Lo que necesitamos son políticas públicas que nos protejan antes de que nos maten», ha berreado con su habitual convicción de que si grita tiene mucha mas razón.

O sea, mantener en prisión a psicópatas como los violadores asesinos no es defender a las mujeres según esta sujeta. No son políticas publicas que les protejan antes de que las maten.
Las mujeres no necesitan prisión revisable, y Laura no la necesitaba, nos cuenta con su cuerpo aun caliente.
Asesinada por un psicópata que no debiera haber salido a la calle a seguir ejerciendo su psicopatía.

Y como puntilla y para redondear la apoteosis la vicepresidenta Carmen Calvo ha dado las gracias a Belarra por su intervención, acusando a la derecha de no haber «hecho nunca nada por las mujeres»

O sea, cinismo químicamente puro.

Y luego se preguntarán que por que pierden votos.

Mientras tanto otros rufianes se apuntan al carro bajo el hashtag @todossomoslaura

Cada vez que hablamos de este tema saltan como un muelle los izquierdistas asegurando que quien sostenga que hay suficientes denuncias falsas para tenerlo en cuenta (no ya si son muchas o pocas) es un voxiano machista que quiere dejar indefensas a las mujeres.

Y lo hacen con tanto tesón y ahínco que consiguen que ningún partido hasta ahora haya discutido esa miserables cifras de que que tan solo un 0,0001 denuncias son falsas, ( las cifras varían, dependiendo de que hable Cristina Pardo o Jordi Évole, entre el 0,0007% y el 0,001%. Lo cual es, sencillamente, increíble)aunque ya todos sabemos que esas son las denuncias en que la Fiscalía actuó de oficio y condenó a la parte denunciante, y esas son solo las que las que la fiscalía actua de oficio porque claman al cielo. O sea, nada que ver con las que realmente hay, que no sabemos cuantas son porque se nos impide conocerlo, ya que no hay ningún interés en ello.

La formación de Abascal alerta en cuanto tiene la ocasión de una supuesta epidemia de mujeres malvadas denunciando a sus exmaridos inocentes para hacerles la vida imposible, arropadas por una Ley de Violencia de Género nada garantista para los hombres. La reacción mediática a estas declaraciones es unánime: se repite hasta la extenuación que las denuncias falsas casi no existen.

Ni los medios ni los partidos de izquierdas, centro y derechas pueden permitirse que la única formación que no acepta la validez del 0,001 sea Vox. porque al final lo que están consiguiendo es que esta formación política sea la única que defienda que los hombres acusados falsamente por sus exparejas en procesos de divorcio, están indefensos. Y eso les llena de votos, como no podía ser de otra manera. Y eso por mucho que la izquierda acuse a la derecha de aupar a VOX, cuando en realidad es todo lo contrario. Lo que los aupa es el cerrilismo “progresista”.

La verdad es esta: el número de denuncias falsas por violencia de género es desconocido en España. Existen estadísticas de denuncias falsas en otros delitos y por lo general tienen dos dígitos (20%, 30%), con lo que el mantra del 0,001 es difícil de asumir. De hecho, es fácil refutarlo por vías ajenas a la prensa generalista. Repetir un dato sesgado en los grandes medios de comunicación me parece una estrategia catastrófica que solo beneficiará a Vox y las teorías de la conspiración.
Año tras año, el ratio de condenas en este tipo de delitos ronda el 20% y las absoluciones por falta de pruebas, el 80%. Asumir que el 80% de las denuncias son falsas porque no hay condena sería tan descabellado como lo que los medios de comunicación le contestan a Vox. Lo cierto es que en ese 80% hay una proporción de denuncias falsas y otra, asumimos que mayor, de casos en los que no hubo pruebas suficientes para condenar a un agresor. Es decir: no sabemos cuántas denuncias falsas hay.

Creo que es urgente disolver el tabú. De lo contrario, los de Vox serán percibidos como los portadores de una incómoda verdad de la que nadie quiere hablar, y sabemos que no hay mejor campaña que esta para un partido radical.

El máximo problema de la violencia de género es que suele producirse sin testigos en la intimidad del hogar. Muchas mujeres maltratadas no denuncian por miedo a no ser creídas y es necesario que las agredidas vayan a comisaría con más facilidad y que la Justicia pueda desentrañar los casos con todas las herramientas disponibles.

Pero esto no quiere decir que demonizar al varón y propiciar que inocentes acaben con sus vidas destrozadas sea el camino para ello. Tan solo es el camino para producir injusticias y que partidos como VOX se beneficien de ello. Si no te gusta VOX no seas cafre y no niegues que la actual ley deja en indefensión casi absoluta a un género por mor de proteger a otro.

Fuente

Hace unos meses leíamos en un periodico que el actor Morgan Freeman era acusado de acoso sexual por ocho mujeres. Así, sin matices ni dudas. La reputación de este gran actor quedaba por los suelos.

Hoy leemos en el mismo periódico que as acusaciones de acoso contra Morgan Freeman quedan en nada, ¿quién restituye ahora su reputación?

Una periodista de la cadena CNN fabricó evidencias para acusar a Freeman, según publica el portal web ‘Red Etica’

Nos cuentan ahora como un grupo de 16 personas, tanto hombres como mujeres, acusaron en verano de comportamiento indebido que derivaba en acoso. Meses después, la acusación se ha diluido. Ni ha intervenido la justicia en el asunto ni han surgido nuevas pruebas concluyentes contra el actor. De hecho, en su caso se ha hablado de fraude periodístico. En un artículo publicado por el portal Red Etica de la Fundación de Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, se describe cómo una periodista de entretenimiento de la cadena CNN, Chloe Melas, fabricó evidencias para acusar a Freeman. “Todo fue un fraude de una reportera racista de CNN”, asevera Tomoo Terada, escritor y autor del artículo.
El texto afirma que de las 16 personas que acusaron al actor, 14 eran anónimas, y que posteriormente dos de esas fuentes confirmaron que nunca tuvieron problema alguno con el actor de 80 años. A Freeman lo acusaron de hacer sentir incómodos a hombres y mujeres con sus comentarios, y de tocarle la espalda y los hombros a algunas mujeres sin permiso.

Aunque Freeman exigió una disculpa y que CNN se retractara, la cadena se ha mantenido firme en su relato.

Casi con seguridad y como ocurre habitualmente, Morgan no entrará a pleitear contra la periodista, una forma de seguir inmerso en la publicidad negativa y que las y los feminazis le sigan poniendo a parir, y así nuestro ministerio fiscal español podrá seguir alardeando de que no hay prácticamente denuncias falsas porque solo el 0,01 de las denuncias por acoso acaban siendo declaradas falsas.

La Fiscalía detalla que, de las 1.055.912 denuncias por violencia de género que se pusieron entre 2009 y 2016, se incoaron 194 causas por denuncias falsas suponiendo un 0,18%. De ellas sólo han resultado en condena 79 (el 0,0075%) y, si se les suma las 110 causas en tramitación -pendientes de fallo-, el porcentaje sería del 0,01%, señala la Fiscalía.

Y como no hay denuncias contra las falsas denunciantes, deducimos que NO HAY DENUNCIAS FALSAS y colorín colorado, este cuento se ha acabado.
Y no se te ocurra protestar,
que machista te harán llamar.