Le pido a Luis, residente en USA, que me haga una valoración y me explique que hay de la investigación a Trump a cuenta del hijo de Biden, para poder contrastar lo poco que nos explican aquí los medios. Cabe recordar que esto viene a cuenta de que Trump hizo una llamada al nuevo presidente de Ucrania, Volodomyr Zelensky en la que mencionó a los Biden, padre e hijo. Son noticias ya viejas que la empresa de gas Burisma, su dueño y hasta el gobierno de Poroshenko eran corruptos hasta la médula y que el hijo del vice-presidente de Obama, Hunter Biden recibió más de $3 millones por ser parte del Consejo Administrativo de Burisma sin tener la más mínima cualificación, excepto su conexión con la administración de Obama y las ayudas que esta proporcionaba.

Aquí tenemos lo que me manda a las pocas horas;

INICIA LA FACETA DEL JUICIO DEL IMPEACHMENT DE TRUMP

Ayer fueron entregados por el Congreso los artículos del impeachment al senado donde se realizará el juicio. Durante la investigación del Congreso se enfatizó la rapidez en el proceso. Terminaron a mitad del mes anterior y por causas desconocidas, la líder del Congreso, Nancy Pelosi atrasó la entrega hasta ayer. Después de una investigación (impeachment) en la que se admitieron dudosos testimonios de terceros, rumores, no permitieron al partido minoritario interrogar a los testigos, ni permitieron que Trump tuviera abogados defensores, la mayoría demócrata demostró estar muy capacitada para pertenecer a una república bananera. Un auténtico SHOW.

Los artículos (cargos) se resumen a “abuso del poder” y “obstrucción del Congreso”. Pero la realidad es que en ninguno de los dos artículos existe un crimen. No hay nada específico. Además, ni el presidente puede “obstruir” al Congreso, ni el Congreso puede obstruir al Presidente. La separación de poderes lo dicta así y las diferencias se solucionan en la Corte Suprema. Pero los demócratas sabían muy bien la respuesta de los jueces por lo que optaron seguir por el sendero de la política donde imitan excelentemente a los de Hollywood. A los conservadores nos recuerdan más a los payasos del circo.

En el voto del Congreso no hubo ningún republicano que votara a favor y el Senado es más de los mismo. Y para destituirle a Trump necesitan 14 votos republicanos más otros dos o tres demócratas que tienen elecciones pronto y representan estados republicanos. Se especula que habrá algunos demócratas que votarán a favor de Trump. Esto se sabía hace dos años, pero los del Congreso continuaron con su payasada hasta la culminación de ayer. Y sin duda, lo hicieron con mucha pompa y ceremonia. Daba risa tanta hipocresía. Ahora viene la responsabilidad del Senado y Nancy Pelosi, que puede exigir al Senado lo que yo podría exigir al gobierno de Suiza, pidió que fuera justo e imparcial. Es una mujer con muchos cataplines, vaya! 

Los senadores republicanos han estado explicando las dos posibles opciones. Denegar (desestimar) los cargos o llevar a juicio formal donde serán interrogados el falso delator, el candidato Joe Biden y su hijo que están enterrados hasta la nariz de corrupción. No creo que les convenga demasiado especialmente al candidato a la presidencia por ahora preferido por los demócratas. Aparecerán mucho casos muy inconvenientes y bien documentados. Y aunque Biden es todavía el candidato demócrata favorito en encuestas nacionales, en la primarias de Iowa y New Hampshire está prácticamente empatado con Bernie Sanders y Pete Buttigieg a 23% seguido no muy lejos de Elizabeth Warren. Personalmente sigo dudando en su nominación por mucho que digan las encuestas. Entre otras razones porque el que fue doctor de Obama hizo una declaración muy inusual y sorprendente. Dijo que la salud de Biden no era buena. Que un doctor, siendo ellos tan reservados y cautelosos con los diagnósticos, haga esa declaración me da la sospecha que es por política. También es verdad que Biden ha sufrido pequeños derrames cerebrales, balbucea muchas veces y tiene 78 años. Balbuceará mucho más en los debates con Trump  

Un libro que desvela los tejemanejes de  los hijos de los demócratas Joe Biden y John Kerry;

https://nypost.com/2018/03/15/inside-the-shady-private-equity-firm-run-by-kerry-and-bidens-kids/

“Mi frustración”, escribe Peter Schweizer en su nuevo libro, ” Imperios secretos: cómo la clase política estadounidense oculta la corrupción y enriquece a la familia y los amigos “, “no es que la información sólida sobre Trump haya sido demasiado dura, sino que la información sobre el gobierno de Obama ha sido demasiado blando o, en algunos casos, inexistente “.

Otro libro sobre “perfiles de corrupción” por la elite progresista en Washington

Artículos anteriores relacionados;

El inicio del impeachment contra Trump

Evolución del impeachment contra Trump