Como bien sabemos, la inmigración es una herramienta de los gobiernos que
debería ser usada para el beneficio de la nación o por razones humanitarias.
Desafortunadamente, vemos muchos casos en los que el gobierno la utiliza para
conveniencia de su partido o ideología. Aunque los globalistas tienen otro
objetivo: utilizar el sistema de inmigración (o su ausencia) para que con las
fronteras abiertas, puedan diluir la identidad de la nación y crear una sociedad
transnacional en la que los corporativistas (ellos) nos puedan dictar la forma que
debemos vivir nuestra vida. Hace falta ser ególatra para pensar así!!
EEUU ha sido desde su creación, una nación de inmigrantes por excelencia. Y
hasta hace poco ha funcionado de maravilla. Los europeos, orientales y latino-
americanos que llegaban bajo un proceso legal, no tardaron en asimilarse a este
sistema de libre comercio, abundantes oportunidades para lograr el sueño de
cada individuo y de esa manera vivir en una prosperidad superior a la de su país
de origen. Que ahora, considerando todas las razas que conviven aquí, algunos
individuos o grupos políticos digan que este es un país con racismo institucional
no es por otra cosa que un deseo de cambiar la ideología generada por la
Constitución para instalar la suya con un neomarxismo. Y para ello, han escrito
libros y filmado documentales como 1619, asegurando que EEUU nació con la
llegada de los esclavos al continente. Y todo aquél que carece de autoestima y de
méritos se lo cree. Sobre todo los jóvenes. No niego que haya existido racismo
por un sector de la población. Está claro que existen incidentes como en otros
países, pero hoy día no es el caso.
Pero acaba de ocurrir algo que todavía va más allá. El presidente Biden ha
nombrado de ministros del departamento de Seguridad Nacional (DHS) a
Alejandro Mayorkas. DHS es el departamento encargado de la inmigración.
Alejandro Mayorkas es hijo de un judío sefardita y una judía de Rumanía que se
escaparon a Cuba durante el Holocausto (1942). Y posterior se escaparon de Cuba
en el 1960 por la llegada de Fidel. Alejandro nació en Cuba en el 1959.
Todos hemos visto por TV las imágenes del pueblo cubano manifestándose por la
calle pidiendo libertad y el fin de la dictadura. Tengo dos yernos cubanos que
llevan aquí 20 y 30 años respectivamente y ambos han logrado posicionarse en un nivel profesional y económico muy alto. Como la gran mayoría de los
cubanos, supieron asimilarse a hacer de sí mismos el máximo.
Sabiendo de esto, por su propia experiencia y lo que hemos observado por
décadas los que vivimos cerca de Miami, Alejandro Mayorkas ha declarado lo
siguiente:
“Todos aquellos cubanos y haitianos que se echen al mar para venir a EEUU no
deben tomar el riesgo. No serán admitidos!
Al mismo tiempo, desde la entrada al poder de Biden y con el control de las
fronteras en manos de Mayorkas, de Méjico llegan cientos de miles, les paran
pero les dejan pasar por órdenes de arriba. Este artículo del NY Post nos dice que
las entradas van camino de superar el millón en 6 meses.

Fuente

Es de conocimiento común que muchos de estos inmigrantes comienzan y siguen
viviendo del sistema porque muchos son analfabetos hasta en español. No creo
que sea el tipo de inmigración que favorece a nuestra nación. Aparte,
recientemente han arrestado a 14 iranís. No sabemos cuántos han cruzado sin ser
detectados, ni si estos van a ser incluidos en nuestra sociedad.
Entonces ¿cuál es el objetivo de la política de inmigración en relación a la frontera
con México? Considerando los años de Obama y Biden, la política actual y el
hecho de que los demócratas del Congreso están intentando dar la amnistía a los
20 millones (o más) de ilegales, el objetivo es claramente que están “importando”
futuros votantes para su partido y mantenerse en el poder in secula seculorum
Y Mayorka sabe muy bien, que los cubanos, venezolanos y colombianos que
residen en Miami y el sur de la Florida, van a votar por los republicanos, ya que los
demócratas tienen demasiada afinidad a los políticas de Cuba y Venezuela de
donde se han tenido que huir. No sé como duerme Alejandro Mayorkas, pero sus
padres deben estar revolcándose en sus tumbas.