Cuando intenté aclarar esto que sigue la reacción de muchos fue y sigue siendo furibunda y los cabreos del 10. Ya siento, mi intención para nada es molestar, antes muy al contrario, pero la realidad es muy tozuda y canta cada día más.

Ni Arzallus ni Pujol, ni Ibarreche ni Artur Mas, ni Urkullu ni Puigdemont han sido tan descarados jamás pidiendo a los vascos y catalanes que se sentían eso, vascos y catalanes, pero españoles también y que querían hablar español ellos y sus hijos, que se largaran con viento fresco a España. Que yo recuerde, nunca nadie ha tenido la desfachatez de hacer semejante burrada.

Se alegran si se van, eso es evidente, ya que esos españolazos como nos llaman dejan de votar y de molestar al proyecto nacionalista vasco y catalán si se van y, como en Ucrania, muchos se fueron y se siguen yendo, a otros los asesinaron o expulsaron directamente los nazis mas extremistas con amenazas y extorsiones, pero los líderes políticos, ni tan siquiera un terrorista Otegui, son tan descarados como el «modelo» de Occidente aplaudido en nuestros parlamentos, Volodimir Zelenski, que no se corta un pelo para pedirles que se larguen amenazándolos a ellos y a sus familias con hacerles la vida imposible.
Lo que por otra parte llevan haciendo desde que tras un golpe de estado llegaron al poder apoyados por occidente en 2014. Hubo un momento en que hasta nos informaban los medios de ello aun de forma sesgada. Luego ya, silencio informativo.

Labrov se limita a señalar que lo que están haciendo esos ucranianos que quieren seguir hablando ruso y que sus hijos puedan estudiar en esa lengua, es precisamente hacer lo que pide Zelenski.
Largarse de Ucrania.
Pero con su tierra y sus casas.
No puede parecer a nadie mal que encima que los echan, se lleven lo suyo consigo.
Y ello haciendo algo tan democrático como es el votar.*
No es una guerra el mejor momento para ello, ciertamente, una guerra no es buen momento para nada excepto para hacer grandes fortunas los que se adornan de patriotas, como no lo fue en el 2014 tras el golpe de estado cuando votaron seguir siendo Ucrania pero con autonomía, y la respuesta fue que Kiev les declaró la guerra.

Pero no hay otra opción. O votan o se van con una mano delante y otra detrás, como ya han hecho dicen dos millones de ucranianos que han marchado a Rusia. No se si esas cifras son reales, pero aunque fuesen la décima parte, 200.000, la de los vascos que han tenido que salir de su tierra, seguirían siendo muchísimos. (en Rusia han votado ya 375.000 refugiados ucranianos, hagan cálculos)

* Desde el instante en que anunciaron esas votaciones en los medios se nos informó que eran unas votaciones paripé, fraudulentas, ilegales y manipuladas. Normalmente espera uno a ver como se desarrollan unas votaciones hasta en el pais mas bananero para decir si son mejores o peores.
Aquí no, antes de hacerse ya se sabe que va a ser mas falsa que un duro de madera. Sin embargo hay observadores de 24 países y si no hay más es porque los que dicen que son fraudulentas ni tan siquiera se molestan en comprobarlo. Ellos «ya lo saben».
Bueno, en EEUU el 30% de la población está convencida de que la izquierda robó las elecciones, hay pruebas y hasta vídeos a montones. Pero es el paraíso de la democracia. ¿Vaya cosa eh?

Es la leche, es que no te puedes fiar de nadie. Son diferentes situaciones poco comparables, y además es cierto que votar NO ahora mismo en el Donbass puede salirte caro. La situación es la que es, endiabladamente envenenada.

Pero cuando uno ve lo que pasaba en 2014 allí, se le quitan las ganas de poner pegas a que esa zona de Ucrania se independice para integrarse en Rusia.

Para los que se empeñan en erre que erre, justificar que hay que aplastar a Rusia con el argumento de que ella «ha empezado» la guerra invadiendo Ucrania, este vídeo de lo que allí pasaba entonces, en 2014, puede que obre el milagro en alguno y se de cuenta de que ya está bien de tragar con ruedas de molino. Es harto improbable ya que es mucho más fácil engañar a alguien que conseguir que admita haber sido engañado, que le vamos a hacer. Pero los que tengan un poco, un poquito sólo de vergüenza, lo tienen que ver antes de seguir apoyando con los ojos cerrados toda esta mierda que es la Ucrania actual.

Pongo el enlace y no el vídeo porque sólo se puede ver en youtube, cosas de la política de nuestros medios y suerte si no lo borran. Considero que su visionado es absolutamente necesario para quienes niegan estos acontecimientos.

En él se puede ver como vivían en sótanos la gente, hasta los enfermos de hospitales y psiquiátricos, qué carnicerías de civiles hacían las fuerzas ucranianas, el salvajismo con que se comportaban, el dolor de un pueblo masacrado por sus hermanos.

Entonces los ucranianos del Donbass pidieron ayuda directa a Putin, que no quiso involucrarse como le pedían y se limitó a dialogar y alcanzar los acuerdos de Minsk con Kiev, que Ucrania nunca cumplió. Muchos emigraron a Crimea, se ve en el video como salen y como llegan, otros a Rusia, y durante ocho años los que se quedaron fue para aguantar el hostigamiento permanente de los nazis ucranianos, entre ellos el batallón Azov que tenía su base en Mariupol. 14.000 muertos.

Putin nos dio esperanzas y luego nos abandonó. Esta es la frase lapidaria de uno de los líderes de la República Popular de Donetsk, Dennís Pushilin, quien amargamente reprocha al presidente ruso no haber enviado tropas para impedir la masacre de Slavyansk. Pero es que Putin, después del merecido botín de Crimea pensó que tal vez era la hora de contemporizar con los imperios de Occidente y no tensar la cuerda más de lo necesario. Al fin y al cabo, Putin no es un aventurerista militar, dirán algunos. Ni tampoco iba a jugarse el pescuezo en una guerra abierta con su vecino, de consecuencias imprevisibles y con la OTAN al acecho. Pero a veces hay que dejarse la diplomacia de cabaret en los salones del Kremlin, enseñar las garras y salir de las alcantarillas de la Plaza Roja para defender a los tuyos. Más que nada porque otra “robolución” de colores, o desteñida, podría estar larvándose a las puertas de Moscú. Y es que Putin ya empieza a dar síntomas de ser un trapacero de la “realpolitik”.

Fuente

El cinismo y la hipocresía de Occidente, como tantas otras veces, en Ucrania ha llegado a niveles demenciales. Tan demenciales que hacen bueno a Putin, no digo más.

Y yo me pregunto, ¿si «Ucrania» gana la guerra, aparte de lo va a pasar en ella, una limpieza ideológica (que no étnica, todos son la misma) que quieren convertir el el primer progromo europeo del S XXI, ¿qué vamos a hacer con Rusia?

Si gana Ucrania, es decir la OTAN, es decir USA, será porque se consigue la harto problemática derrota de Rusia que no va a ceder en una guerra que saben es ya por su supervivencia, y ¿cuál es la solución para que Rusia no pueda tomarse la revancha ni ahora ni en el futuro, ¿la que nos han explicado ya los americanos?…¿aplastarla? ¿matar 5, 50 o 100 millones de rusos y balcanizarla para poder robarle luego sus materias primas en concepto de «indemnizaciones de guerra?

¿esa es la «solución»?

Estamos como putas regaderas.

La Otan tiene un ejército muchas veces superior al ruso, pero ¿y las ojivas nucleares?.

Y todavía Rusia no ha empezado la guerra en serio. Para eso son las votaciones, para poder anexionarse el Donbass y responder ya de una vez con todo su armamento y sin contemplaciones.

Esto de Scott Ritter es del 4 de Julio, antes de la contra ofensiva ucraniana. El, que sabe de lo que habla, nos cuenta que los ucranianos evidentemente nos importan una mierda (a los americanos )que lo que quieren en realidad es machacar rusos. Y es en lo que están desde el primer día.

Vale, ¿y cual es el plan para Rusia, repito? ¿es una solución aplastarla y balcanizarla como piden tantos halcones yanquis desde hace décadas?

¿Es eso una solución? ¿Para quién y para qué?

Para los rusos está claro que no, (y posiblemente tiren de sus ojivas para evitarlo) ¿pero y para Europa?

¿Es eso lo que queremos también?

Hoy nos cuentan que han salido de Rusia mas de doscientos mil rusos escapando de las levas. Para mi que de lo que escapan es de la guerra en si,