Racismo


A Zapatero, como dice Cayetana, ya solo le falta pedir la canonización de Pol Pot

Aquí el Ministerio de Igual Da practicando la discriminación.

Otra de colorines

De Fernando Simón vienen de dos en dos, cada día no falta su parida, ayer fue esta

Hoy esta otra, “Es verdad que en algunos casos, nos quedan esos 13,000 fallecidos ahí, pero no podemos ubicarlos ahora con los datos que tenemos”, es que no falla, su regularidad es asombrosa, aunque como vemos las campañas de propaganda del gobierno obtienen sus frutos…

Lo de atacar salvajemente a personas mayores (blancas) parece que se convierte en tendencia

Mientras pasa esto otro

Otra noticia que arrasa en los telediarios es la detención del hombre, con todo tipo de datos de su vida privada, taxista, exmilitar, con antecedentes, que ayer se hizo famoso por disparar a fotografías de integrantes del gobierno, algo que se lleva haciendo años en este país sin que nadie sea detenido, mientras se haga con el Rey o con políticos del PP, Vox o Cds. La distinta vara de medir de costumbre, si está mal para unos debiera estar mal para todos, pero no va ser posible.

Como tampoco va a ser posible que tras difamar e insultar todos los días el Gobierno y sus socios a miembros de partidos liberales o de derecha como asesinos, fascistas, ultras, golpistas y demás y salga gratis total, ahora CAT pueda llamar terrorista a un integrante de grupo terrorista sin que se libre de que le denuncien y le pidan 18.000 euros de vellón por hacerlo.

De afroamericanos, italoamericanos, rumanoamenricanos, irlandesesamericanos y otras yerbas, un testimonio razonado que expone razones claras sobre porqué parte de la población de americanos de raza negra muestra esos índices deplorables de socialización deficiente, alta violencia y bajo estatus social;

El poco o nada debatido dato que Larry nos aporta es que desde que en los sesenta comenzaron las ayudas a madres solas provocaron que la proporción de niños sin padre se disparara del 25% al 75% actual con las consecuencias que apunta, el colapso de la familia tradicional, el que los huérfanos de padre son cinco veces mas propensos a ser pobres y cometer crímenes que los que no lo son, nueve veces mas de dejar la escuela y veinte veces mas de acabar en la cárcel, así que es mucho mas probable que acabe en la cárcel por esta razón un muchacho de color de familia desestructurada que por un “racismo” harto difícil de probar y que en todo caso es mas una estrategia política de los demócratas que algo real, que consigue, victimizando a los negros, que el 90% de estos voten por el partido “progresista” creyendo que los van a ayudar cuando la realidad es lo contrario.
Este alegato contra la destrucción de la familia (promovido por la izquierda consciente o inconscientemente) y sus dramáticas consecuencias se basa en datos perfectamente comprobables, sea en negros o en blancos. No es una cuestión política el resultado, aunque si su génesis y su aprovechamiento posterior.
Ahora podemos seguir filosofando con disquisiciones sin apoyo de dato alguno sobre si son galgos o son podencos y sobre un racismo que no existe apenas en la práctica salvo el propio de los mismos negros, este si mucho mas abundante, sobre los blancos.

Cabe reflexionar en el hecho de que es precisamente en las sociedades “desarrolladas” en las que la igualdad entre el hombre y la mujer o por características de religión, raza orientación sexual u otras están mas desarrollados admitidos y reglamentados sean en las que precisamente mas disturbios protestas y problemas haya por estas cuestiones. La gente no protesta por que en el país de al lado cuelguen a los homosexuales o porque las mujeres no tengan derechos y sean legalmente propiedad del marido, si no que asaltan sus parlamentos, queman los comercios o derriban las estatuas de personalidades históricas por que un policía blanco ha asesinado a un negro. La excepción que confirma la regla.

La separación ética que se está dando entre las dos grandes opciones políticas izquierda y derecha, artificiales por otra parte, su cada vez mayor distanciamiento y el odio que se está generando entre ellas no auguran un futuro nada halagüeño.