La izquierda española no quiere admitir que ETA trafica con coca. El llamativo argumento de Roberto Saviano, especialista en la mafia que sabe de lo que habla, me llamó la atención anoche al verle en la sexta

Buscando el motivo de la cerrazón de Rubalcaba y otros a reconocer lo evidente, a Saviano se le ocurre que si se admitiese que los etarras son narcotraficantes, eso impediría cualquier intento de negociación con Eta, .

A mi me resulta curioso el planteamiento, pero tiene su sentido. Me resulta difícil decir que me produce mas rechazo, si los que matan por dinero o los que matan por ideología política,  tiendo a considerar peor, me da mas miedo, los que asesinan sin saber ni a quién en pos de un estado tipo Pol Pot que las mafias de narcotraficantes.

Sin embargo debe ser cierto lo que dice Saviano y a la izquierda establezca una distinción moral entre unos y otros.

Y si negociar con mafias narco sería indefendible no lo es negociar con terroristas (mientras sean de izquierda, claro).

El caso es que tampoco he oido a la derecha hacerse eco de las tesis de Saviano y llamar narcos a los etarras. Para qué, dirá alguno, como si eso los empeorase.

El resto de la entrevista al italiano tampoco tiene desperdicio, sobre todo cuando señala el gran negocio del blanqueamiento de capitales narcos por la banca, implicada hasta las cachas, y que les viene de fábula para cuadrar balances y escuadrar ganancias.

Señala la diferencia de USA, que bloquea a los bancos en cuanto hay sospechas de blanqueo, sólo ha habido dos casos y al día siguiente estaban colaborando “gustosamente”  con las autoridades.

Y explica como la burbuja inmobiliaria ha estado alimentada en gran escala por el blanqueo narco, y a la costa mediterránea la llaman los mafiosos la costa nostra.

Y cómo nuestros políticos evitan encarar el problema, la pela es la pela.

Os dejo el vídeo de cuando habla de ETA, pero merece la pena ver la entrevista entera, en la web de la sexta (salvados).

http://www.lasexta.com/videos-online/programas/salvados/roberto-saviano-“si-invierto-1000-dolares-cocaina-ano-devuelven-182000”_2014031600112.html

 

En 1998 Eta proclamó una tregua tras el pacto de Lizarra entre Eta, Pnv y Eusko Alkartasuna   y muchos pensaban que sería definitiva. Sin embargo, el cese de la existencia de Eta no significa el cese del fin del problema. Korta, un exdirigente de Euzkadiko Ezkerra, lo expresaba así entonces;

“Desde luego, lo malo vendrá después, cuando, finalizada la violencia definitivamente, nos encontremos con que la sociedad está dividida en dos mitades. Entonces, ¿qué haremos?”. Los datos de la última encuesta del Gobierno vasco parecen darle la razón; la mitad de los vascos entre los más jóvenes son independentistas, lo que no parece augurar nada bueno, aunque sólo sea porque eso indica que la otra mitad no lo es.

Esa tregua, como otras, se rompió.  Ahora por fin, parece que es el cese es definitivo.

Imagen

Imaginemos entonces que  Eta hace entrega de sus armas y anuncia su disolución. El Gobierno y la oposición saludarían alborozados la buena nueva, por fin los presos podrían vislumbrar un futuro cercano fuera de la cárcel,  el gran problema del País Vasco, el terrorismo, por fin desaparecería. Y  fueron felices y comieron perdices. ¿verdad?

Imagen

Pues no. Seguiríamos teniendo una sociedad partida en dos, dos bloques antagónicos, ante lo cual el problema del bipartidismo español parecería un chiste. El nacionalismo lleva muchas décadas con la sociedad tomada, inculcando ese magma  que ha inundado la sociedad, que consiste en pensar que hay un riesgo permanente de que lo vasco desaparezca, y que ese es un proyecto que siempre han albergado los españoles, y donde el pensamiento político más extremado de Sabino Arana se estudia en el primer ciclo de la ESO sin atisbo de crítica, ni siquiera cuando expone sus ideas más radicales: “Todos los maketos (inmigrantes), grandes y pequeños, burgueses y trabajadores, sabios e ignorantes, buenos y malos, son enemigos de nuestra patria” (revista Bizkaitarra, 17-12-1893)

Imagen

Proceso de paz, derechos humanos y diálogo.

“Cuando yo empleo una palabra —insistió Humpty Dumpty en tono desdeñoso— significa lo que yo quiero que signifique… ¡ni más ni menos!” “La cuestión está en saber —objetó Alicia— si usted puede conseguir que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes”. “La cuestión está en saber —declaró Humpty Dumpty— quién manda aquí”

Y los que mandan, son los nacionalistas. Que son la mitad de la población, pero ocupan el poder ellos solos desde hace cuarenta años. Previsiblemente, lo van a ocupar otros 40. Y desde luego consideran que alcanzarán su objetivo, la separación, mucho antes.

¿Que paz nos espera?

Imagen